Marzà exige a las universidades privadas que reduzcan plazas en algunas carreras sanitarias

Acto de apertura del curso de la Universidad Católica de Valencia. :: damián torres/
Acto de apertura del curso de la Universidad Católica de Valencia. :: damián torres

La Católica de Valencia inicia una negociación con la conselleria respecto al nuevo mapa de titulaciones

J. BATISTA

Las universidades privadas de la Comunitat han recibido una comunicación de la Conselleria de Educación en la que se les pide que reduzcan el número de plazas de algunas de sus titulaciones sanitarias, como pueden ser Enfermería o Veterinaria, según ha podido saber LAS PROVINCIAS. Se trata de una de las consecuencias del mapa de titulaciones que anunció el departamento hace un año con la intención de «orientar la oferta y gestionar mejor los recursos».

Fuentes universitarias explicaron que el estudio de necesidades ya está realizado, aunque no hay constancia de que afecte a las dos instituciones públicas más grandes de la Comunitat, al menos de cara al curso que viene, pues ya tienen aprobada su oferta de grados para la nueva generación de universitarios. Por este motivo es poco probable que la petición trasladada a las privadas tenga efectos a corto plazo.

Fuentes de la Universidad Católica, a preguntas de este periódico, confirmaron que se les ha comunicado la intención del departamento, y que se ha iniciado un proceso de negociación en aras de buscar un entendimiento. Además la conselleria también ha comunicado sus planes al Ministerio de Educación, responsable del registro de titulaciones activas en cualquier comunidad autónoma.

La elaboración del mapa de títulos se ha llevado con discreción, aunque durante su anuncio se dieron pistas sobre las líneas a seguir, pues se apuntó directamente a las carreras relacionadas con el Magisterio (grados de Maestro de Infantil y de Primaria), muy demandados por el alumnado hasta el punto de que han llegado a graduarse, en los centros valencianos, más de 3.000 estudiantes en un solo ejercicio.

Uno de los objetivos del plan era evitar la saturación en determinados sectores profesionales, como es el caso citado, y ya tras su anuncio hubo voces que auguraban que en caso de recortes sería el sector privado el que estaría en el punto de mira. Poco tiempo después se conoció la exclusión de los alumnos de nuevo ingreso de estas universidades de la posibilidad de hacer prácticas en la red sanitaria pública, con lo que se procuraba que adecuaran su oferta de nuevas plazas a las disponibilidades formativas a través de centros de iniciativa privada.

Las críticas relacionadas con el exceso de títulos de Ciencias de la Salud (en universidades públicas y en privadas) no son nuevas, ni tampoco las peticiones de una limitación en la oferta por parte de los sectores que representan a los profesionales de este ámbito de conocimiento. Ha pasado con Enfermería, Odontología o Veterinaria. Sin olvidar Medicina, cuya implantación en la Católica y más tarde en la CEU Cardenal Herrera fue objeto de quejas constantes por parte de las universidades públicas.