Mónica Oltra difunde datos personales de víctimas de abusos en centros de menores

La vicepresidenta Mónica Oltra, en un momento de su comparecencia. :: irene marsilla/
La vicepresidenta Mónica Oltra, en un momento de su comparecencia. :: irene marsilla

La vicepresidenta trata de esquivar su gestión y reparte un informe que permite identificar a los residentes implicados en presuntos casos de acoso sexual y malos tratos

DANIEL GUINDODAVID BURGUERA

La edad, los estudios que cursa y el centro donde los desarrolla, así como sus relaciones sentimentales. Estos son algunos de los datos personales desvelados ayer en Les Corts por la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, de una joven que, presuntamente, habría sido acosada sexualmente por un antiguo empleado de un centro de acogida de menores, del que también proporcionó su nombre de pila y detalles sobre su formación y su empleo en el momento de los hechos.

Al respecto, fuentes jurídicas consultadas por LAS PROVINCIAS aseguraron que, con sus declaraciones y los fragmentos del informe proporcionado a los medios de comunicación, Oltra aportó datos que chocan con el derecho a la intimidad, la propia imagen y el honor y que suponen un riesgo de perjuicio social para las personas aludidas. En el caso de que algunos de los implicados fuese menor de edad, incluso, podría hacer que la Fiscalía actuara de oficio, tal y como concretaron las mismas fuentes. En concreto, según establece el artículo 4.2 de la Ley de Protección Jurídica del Menor, «la difusión de información o la utilización de imágenes o nombre de los menores en los medios de comunicación que puedan implicar una intromisión ilegítima en su intimidad, honra o reputación, o que sea contraria a sus intereses, determinará la intervención del Ministerio Fiscal», por lo que desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad estudian el caso por si pudiera ser susceptible de la intervención de la Fiscalía.

más información

Todo ello nace después de que la consellera acudiera ayer a Les Corts para, teóricamente, informar sobre el nuevo modelo residencial de infancia y adolescencia previsto por el Gobierno autonómico. Sin embargo, tras criticar la gestión del PP en los años precedentes y alabar los cambios previstos por Compromís, centró su intervención en detallar un supuesto caso de acoso sexual de un exeducador del centro de acogida de menores Nuestra Señora de la Resurrección, gestionado por las terciarias capuchinas, así como los testimonios de otros residentes en los que se relatan agresiones, castigos y una deficiente alimentación. Buena parte de estos hechos, especialmente el supuesto caso de acoso sexual, tuvieron lugar ya con Oltra al frente de la citada conselleria por lo que, en cierta medida, la consellera trató de esquivar sus responsabilidades al frente de la gestión de este departamento. Frente a ello, no detalló del mismo modo los supuestos casos de abusos sexuales y prostitución de menores detectados en el centro de recepción de menores de Monteolivete, que gestiona la propia Generalitat, y cuyo cierre se decretó después de que un funcionario presentara una denuncia ante la Inspección de Trabajo alertando de las malas condiciones del centro. Oltra tenía 90 días para cerrar el centro y, por ahora, se mantiene abierto, aunque con el compromiso de que los últimos internos se trasladarán próximamente.

Una hora antes de la comparecencia de la vicepresidencia en Les Corts, en el PP advertían: «Dicen que la gente de Oltra ha insistido a los periodistas en que estén atentos». Ciertamente, algo se estaba preparando. Oltra llegó a Les Corts a las 11.10 horas, saludó en los pasillos muy brevemente a Antonio Estañ, nuevo líder de Podemos en la Comunitat, y entró en el parlamento. Arrancó la defensa de su gestión poco fluida. Se dio cuenta todo el hemiciclo.

Alterada y tensa

Tras un largo discurso, recibió la primera andanada de réplicas de la oposición, con acusaciones muy duras por parte de Ciudadanos y, sobre todo, del PP. La consellera de Igualdad tomó la palabra de nuevo. En ese momento se facilitó a toda la prensa un dossier de informes internos de la conselleria con multitud de declaraciones de menores, trabajadores de la conselleria y la plantilla del centro de Segorbe. Material frágil y reservado. Oltra sabía que estaba caminando sobre el filo de una navaja.

El debate duró dos horas de reloj, con intervenciones muy duras y desvelando situaciones altamente conflictivas. Las acusaciones fueron muy graves. La consellera era consciente de que el núcleo de su intervención no era materia prima política sino las vivencias de una serie de menores con problemas y en una situación conflictiva. Tras la comparecencia, salió resoplando del pleno, visiblemente alterada, tensa y disgustada. En la puerta del hemiciclo la rodeó la gente de Iniciativa, su partido, integrado en Compromís. El alcalde de Otos, Emili Mira, la abrazó antes de que Oltra saliese por una de las puertas traseras de la primera planta de la Cámara. Era evidente que lo había pasado mal. Política muy bregada y entrenada, abandonó Les Corts rodeada por media docena de miembros de su equipo en la conselleria.

Antes de eso, además, también tuvo tiempo para acusar al PP de que se había puesto del lado del presunto agresor (después de las críticas populares a su manera de actuar en el centro de Segorbe) porque éste fue compañero de Miguel Barrachina, presidente del PP en Castellón, al frente del grupo municipal de la localidad.

 

Fotos

Vídeos