Alicante acoge la primera gran protesta contra el plurilingüismo

Padres de toda la provincia se concentran ante la sede del Consell para expresar su rechazo al «chantaje de la política de Marzà»

J. S.

'Libertad lingüística, 'La educación de nuestros hijos nos pertenece' o 'Marzà no cree guetos en un mundo globalizado' fueron algunas de las pancartas que se pudieron ver ayer ante la sede de la delegación del Consell en Alicante durante la concentración en protesta contra el decreto sobre plurilingüismo de Educación.

Un río multicolor de gente tomó el paseo del Doctor Gadea portando todo tipo de lemas y al grito de «libertad, libertad» para expresar su malestar. «Ha sido un mar de pancartas de todos los colores y con todo tipo de lemas», explicaron fuentes de la organización, quienes mostraron su satisfacción por el éxito de la convocatoria.

Las mismas fuentes apuntaron que la protesta había reunido a unas tres mil o cuatro mil personas. La afluencia fue tal, comentaron, que se vieron obligados a cortar el tráfico por el céntrico paseo alicantino.

A la concentración acudieron vecinos de un gran número de municipios de toda la provincias. Había padres de Aspe, Calpe, Benidorm, Torrevieja u Orihuela, entre otros muchos. Entre los asistentes se pudo ver también a representantes de los sindicatos USO-Comunitat Valenciana, FSIE y CSI·F.

La presidenta autonómica de Concapa, Julia Llopis, mostró su satisfacción por el éxito de la convocatoria. «Es sólo el principio», expresó Llopis contra lo que calificó la política de «chantaje» del conseller.

Llopis quiso resaltar que continuarán con las acciones de protesta porque hasta el momento sólo les ha dado tiempo de convocar a los padres. «Por de pronto creo que con la concentración de hoy hemos logrado visibilizar el malestar y darnos a conocer a muchos padres que no saben que hacer contra la política de la Conselleria de Educación», recalcó la presidenta de Concapa.

Fuentes de la organización resaltaron que siguen con la recogida de firmas. En este momento llevan ya cerca de 10.000 y ayer se dispuso una mesa para facilitar que la gente expresara su apoyo. La idea, al margen de trasladarlas al Consell, es las firmas lleguen al Ministerio de Educación, «ya que aquí parece que nadie nos hace caso», dijo Llopis.

Por otro lado, la web de Idiomas y Educación tiene un folleto modelo para que los padres que lo deseen se lo puedan descargar y presentar con él una queja ante el Síndic de Greuges, donde ya tienen un expediente abierto.