La saturación en centros de menores desata conflictos entre los niños tutelados

Una persona accede a las instalaciones del centro de recepción de menores de Monteolivete, ayer, en Valencia. :: damián torres/
Una persona accede a las instalaciones del centro de recepción de menores de Monteolivete, ayer, en Valencia. :: damián torres

Las residencias para adolescentes con problemas de conducta tienen lista de espera para acoger a internos de otros complejos que «alteran la convivencia»

DANIEL GUINDO

valencia. La Generalitat cuenta, en la actualidad, con un amplio abanico de centros de acogida para menores de edad tutelados por la Administración autonómica (en total, 80 centros con 1.189 plazas que acogen a 1.083 menores). Entre ellos se encuentran los centros específicos de atención a menores con problemas de conducta (cinco con 92 plazas), unas residencias que prácticamente se encuentran ya al completo, por lo que esta situación está afectando al resto de complejos.

En concreto, según explicaron a LAS PROVINCIAS fuentes del sindicato UGT, uno de los principales problemas de este ámbito se da en la saturación que sufren estos centros para menores con trastornos en la conducta, que no pueden acoger a más niños. Por tanto, cuentan con una especie de lista de espera para poder albergar a menores con este tipo de perfil que se encuentran en otros centros genéricos y que, según la formación sindical, es en estas residencias generales es en las que estos adolescentes «están alterando la convivencia de los demás».

Por contra, desde la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas matizaron que la Generalitat apuesta por que en estos centros estén exclusivamente aquellos menores que se encuentren en una situación compleja, mientras que el modelo general es dotar a los centros de acogimiento genéricos «de los equipos técnicos y las plantillas educativas adicionales que permitan dar una atención a la diversidad de perfiles» existente. En este sentido, desde la Dirección General de la Infancia y la Adolescencia, apuntaron, «se va a trabajar a lo largo del primer semestre del año en la redacción de un nuevo modelo residencial, que se basará en estas premisas».

Otra cuestión que preocupa a los trabajadores es la problemática que se genera en los denominados centros de recepción de menores (en la Comunitat hay seis con 156 plazas). Estas instalaciones son de paso y en ellas se da una acogida de emergencia a los menores que lo necesitan y se valoran sus necesidades para determinar cuál es el recurso más adecuado para ellos. Estos centros, por ejemplo, son el primer lugar en el que se acogen menores que llegan a la Comunitat procedentes de un país extranjero y sin adultos que se hagan cargo de ellos o adolescentes sobre los que la Generalitat acaba de asumir la tutela.

Sin embargo, según apuntaron desde UGT, especialmente en el centro de recepción de Monteolivete de Valencia, «se crean grupos de menores muy problemáticos de la misma nacionalidad. No hay suficiente vigilancia y se sufren amenazas y hasta alguna agresión»; comportamientos que «se perpetúan en el tiempo porque la Fiscalía de Menores de Valencia, en buena parte de los casos, no aplica medidas cautelares como el internamiento en régimen cerrado».

En este sentido, resumieron que, cuando se registra un conflicto de cierta envergadura «viene la Policía, se lleva al menor, pero a las pocas horas vuelve». Si los hechos se repiten, en ciertos casos estos adolescentes son trasladados hasta alguno de las instalaciones de Alicante. «Allí la Fiscalía sí aplica esas medidas cautelares». Por tanto, desde UGT reclaman que el Ministerio Fiscal de la capital del Turia aplique los mismos criterios que en Alicante.

Hasta la propia vicepresidenta Mónica Oltra comentó hace unas semanas que, especialmente en verano, algunos centros de recepción se saturan y es necesario trasladar a menores de unos a otros. Confirmó también que se han registrado problemas de convivencia en el de Monteolivete.

Por último, y ante la posibilidad de que la totalidad de los centros pudiera saturarse (sólo quedan libres un centenar de plazas), desde la conselleria destacaron que no es frecuente que se produzca un aumento masivo e inesperado de niños sobre los que la Generalitat debería asumir su tutela. «En todo caso, se está trabajando en políticas de prevención a través de los servicios sociales, para que estas situaciones se vayan reduciendo», añadieron. De igual modo, «la conselleria no tiene entre sus prioridades potenciar el acogimiento residencial, sino el familiar, y por ello está poniendo en marcha campañas como 'Millor en familia'», con la que busca captar a más familias de acogida para estos niños.

 

Fotos

Vídeos