La Comunitat pierde 340 habitantes al mes

Dos ancianos pasean por un calle de Valencia./
Dos ancianos pasean por un calle de Valencia.

La esperanza de vida de los valencianos se reduce por primera vez en una década y la fecundidad se desploma

JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

La Comunitat Valenciana pierde cada mes 340 habitantes. Así lo reflejan los últimos datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre los principales factores demográficos en España. En junio ya se detectó que 2015 marcaba un punto de inflexión histórico, el del saldo vegetativo negativo: más muertes que nacimientos, una tendencia que se mantiene en la región.

Entre enero y junio de este año han venido al mundo 19.743 personas en la Comunitat, aproximadamente mil menos que en el mismo periodo de 2015. Al mismo tiempo han fallecido 21.789 valencianos durante el primer semestre del año. Son unas 2.000 muertes más que nacimientos. Es la tendencia general en España, un descenso poblacional del que sólo se libran Baleares, Canarias, Madrid, Murcia, Ceuta y Melilla.

Si analizamos el fenómeno en el tiempo comprobamos que en la Comunitat se alcanzó en 1976 un pico de nacimientos: 67.000. A partir de ahí se observa una caída en picado. Ese descenso tocó fondo en 1996, año en el que fueron alumbrados algo más de 36.000 bebés en tierras valencianas. A partir de ese año, los nacimientos fueron de nuevo en aumento hasta 2008, el año de la crisis económica. A partir de ahí, nuevo desplome hasta llegar a los 43.450 nacidos en 2015. La tendencia actual es una lentísima recuperación de nacimientos.

Pero eso es en términos absolutos. Si nos fijamos en la tasa bruta de natalidad (cantidad de nacidos por cada mil habitantes), la Comunitat alcanzó el año pasado la cifra más baja desde que hay registros: 8 nacidos por cada mil habitantes frente a los casi 20 que se contabilizaban en ese fecundo 1976.

Las muertes se comportan de un modo más estable. Con pequeñas oscilaciones, van en aumento histórico al pasar de las 30.000 en 1977 a las 43.450 que se registraron en la región en 2015. La tasa de mortalidad se sitúa en un nivel medio respecto a los datos históricos (9 fallecidos por cada mil habitantes), pero lleva tres años en pronunciado aumento.

Como ya avanzaron historiadores y sociólogos a este diario, la era de las microfamilias se ha instalado en la Comunitat y esto explica el pronunciado descenso de la natalidad. Las parejas tienen menos hijos que antes y además más tarde, en parte por la falta de estabilidad laboral o tiempo para criar y también por la creciente convicción de que sólo es posible tenerlos con garantía si las condiciones económicas son muy favorables.

Las cifras así lo demuestran. La tasa de fecundidad, que mide los nacidos por cada 1.000 mujeres, se ha desplomado desde los años setenta. En 2015 se situó en 38 niños, cuando en 1976 nacían 84. La edad media en la que las madres tienen su primer hijo en la Comunitat es de 31 años, la más elevada desde que hay registros. A finales de los setenta, por ejemplo, la mayoría de madres primerizas rondaba los 25.

Carles Simó es profesor de Sociología y Antropología de la Universitat de València y experto en sociodemografía. A tenor de los datos del INE, prevé que 2016 «acabará con un saldo vegetativo negativo similar al de 2015 y con tasas de natalidad y mortalidad muy por debajo de la media española».

Achaca la actual tendencia demográfica a «la fuerte disminución de flujos inmigratorios y el aumento de la emigración». Y también al descenso de la natalidad desde 2011. «Ambos factores redundan en un mayor envejecimiento de la población en España. Al tener una estructura demográfica envejecida, las defunciones aumentan mientras que la esperanza de vida sigue creciendo y la mortalidad infantil baja». No obstante, la esperanza de vida en la Comunitat, que se sitúa en 82,2 años, experimentó en 2015 un leve descenso. Y baja por primera vez tras diez años en continuo aumento.

Durante 2015 emigraron al extranjero 49.500 personas de la Comunitat y llegaron 43.600. De nuevo un saldo de 6.000 personas menos por los flujos migratorios.

Al final, entre los que nacen, mueren, vienen o se van, hay menos población en la Comunitat. Hoy somos 4,9 millones de mujeres y hombres. Entre 2008 y 2014 fuimos más de 5 millones, pero ahora la curva desciende. Y lo lleva haciendo durante cuatro años consecutivos tras el récord histórico de población que se alcanzó en 2012, con 5,13 millones de personas residiendo en la región. En esos cuatro años se han marchado o han fallecido aproximadamente 150.000 habitantes.