Bétera ya lidera la demostración de fuerza aliada en la frontera rusa

Soldados españoles y británicos planean movimientos durante el ejercicio militar en el campo de maniobras polaco de Zagan. :: MDeF/
Soldados españoles y británicos planean movimientos durante el ejercicio militar en el campo de maniobras polaco de Zagan. :: MDeF

El gran ejercicio con el que la OTAN prueba su despliegue rápido recrea una amenaza de ocupación en Polonia y los países bálticos

J. A. MARRAHÍ

Dos países ficticios externos a la OTAN, Bothnia y Torrike, han desplazado fuerzas militares cerca de Estonia. La amenaza se extiende a Polonia, Lituania y Letonia. Las naciones afectadas apelan a la solidaridad aliada y la organización despliega su fuerza más rápida, la conocida como Punta de Lanza o Very Joint Task Force (VJTF). Cientos de militares y vehículos de guerra se ponen en marcha.

Es el escenario de Valiant Falcon, el gran ejercicio militar de la OTAN que se desarrolla en Polonia hasta el 9 de junio, en el que el Cuartel General de Bétera manda sobre los 2.500 militares aliados activados. La base, que ha desplazado a 300 efectivos, dirige los movimientos del Batallón de Infantería (BRILAT) con sede en Galicia, otro británico, una compañía polaca con carros de combate Leopard y otra norteamericana con helicópteros Apache.

«Se trata de demostrar a los países aliados que la OTAN siempre va a defenderles en caso de amenaza», explica el general de división Juan Montenegro, jefe del Estado Mayor del cuartel de la OTAN en Bétera. Él, desde la base, está al mando de otros 300 militares atentos a las cuestiones logísticas y de planifiacción del ejercicio. Mientras, el general Varela Salas manda sobre toda la fuerza que se ejercita en Polonia.

Montenegro destaca la «gran implicación de España, que aporta 1.300 hombres, entre ellos los de Bétera, que manda el componente terrestre». Otros parten de Gran Bretaña, Albania o Polonia. En el simulacro, el desplazamiento de tropas aliadas consigue resolver el conflicto.

 

Fotos

Vídeos