Los matrimonios se registrarán con bienes gananciales a partir de hoy

Detalle de una boda, en una imagen de archivo. :: txema rodríguez/
Detalle de una boda, en una imagen de archivo. :: txema rodríguez

El BOE publica la sentencia del Tribunal Constitucional que anula la Ley de Régimen Económico Matrimonial valenciana

DANIEL GUINDO

Los valencianos que, a partir de hoy, contraigan matrimonio deben tener claro que, si no suscriben lo contrario ante un notario, en su enlace imperará el régimen económico de bienes gananciales, frente a lo que venía siendo la tónica general desde hace más de ocho años en la Comunitat: la separación de bienes.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba ayer la sentencia del Tribunal Constitucional que, tras el recurso interpuesto por el Gobierno central, anula la Ley de Régimen Económico Matrimonial valenciana que amparaba los enlaces en la Comunitat desde finales de 2007 y que, por defecto, fijaba la separación de bienes como la fórmula de aplicación general, y como respuesta a la opción escogida de forma mayoritaria. Con la publicación en el BOE queda finalmente anulada la norma, por lo que, en su lugar, se aplicará directamente el Código Civil que, por contra, apuesta por los bienes gananciales.

Por tanto, los valencianos que a partir de hoy deseen que su matrimonio esté regido por la opción de separación de bienes deberán acudir a un notario y suscribir una capitulación (con un coste de 30 euros), trámite que hasta ahora no era necesario al estar vigente en la Comunitat la ley valenciana.

De esta forma, la región abandona a Cataluña y las Islas Baleares como las únicas autonomías cuya legislación contempla la apuesta por la separación de bienes en contra de la tónica general del resto Estado. Sin embargo, las cifras que maneja el Consejo General del Notariado ponen en evidencia que la tendencia actual de los contrayentes se centra en la opción de la separación de bienes.

En concreto, a lo largo del pasado año, más de 40.000 matrimonios en todo el territorio nacional acudieron a un notario para realizar una capitulación y que, en su relación, imperara la separación de bienes. De ellos, 20.608 suscribieron una capitulación prenupcial y otros 19.453 la firmaron después de la boda. Por el contrario, sólo unas 2.500 parejas hicieron lo contrario, firmaron la capitulación para decantarse por los bienes gananciales (824 antes de la boda y 1.729 de forma postnupcial).

En Andalucía, por ejemplo, unas 9.000 parejas acudieron al notario el pasado año para suscribir una separación de bienes, y en Madrid la cifra superó las 10.000

Medidas progresistas

Pero la derogación de la ley valenciana, según advirtió ayer el presidente de la Associació de Juristes Valencians (AJV), José Ramón Chirivella, también supone un veto en «medidas muy progresistas» que incorporaba la normativa de la Comunitat. Por ejemplo, la ley valenciana contemplaba la adjudicación preferente del uso de la vivienda conyugal para la mujer en casos de malos tratos, o que, entre las cargas familiares, se incluía la obligación de atender a los hijos de uno de los cónyuges, así como a las personas mayores o a los discapacitados.

Pese a ello, el régimen económico del matrimonio es el cambio más significativo que experimentarán las parejas a partir de hoy. Con la separación de bienes, cada cónyuge administra sus propios bienes, aunque ambos deben aportar al hogar común.

Con el sistema contrario (gananciales), todos aquellos bienes adquiridos por los cónyuges durante el matrimonio pertenecen a ambos cónyuges por igual, independientemente de quién de los dos los haya obtenido.