Una plataforma denunciará ante Europa la fumigación antitormentas en la Comunitat

DANIEL GUINDO

Misteriosos aviones que se introducen en frentes tormentosos y evitan que haya precipitaciones. Lo que en un primer momento se acerca más a la leyenda urbana que a la realidad va tomando fuerza en la Comunitat con una recogida de firmas con la que la plataforma valenciana Stop Fumigaciones de Tormentas quiere trasladar al Parlamento Europeo una situación que, según su portavoz, Salvador Gallur, no sólo afecta a la modificación del clima, sino que tiene también consecuencias para la salud de la población. Gallur concretó que después de las próximas Elecciones Generales «se presentará el problema a través de parlamentarios europeos» para «intentar averiguar quién es el responsable» de estas acciones, y para lo que ya han recogido más de un millar de firmas.

El portavoz explicó que vienen recibiendo quejas de truficultores, pastores o cerealistas que afirman haber sufrido este fenómeno. Incluso en otras provincias, como Murcia, ya se ha presentado una denuncia en la fiscalía para que lo investigue, o como Almería, donde se realizará próximamente, como apuntó José Antonio Alfonso, presidente de Asociación en Defensa de la Salud y el Medio Ambiente de esta provincia.

Gallur añadió que la problemática no sólo se centra en estos supuestos vuelos que evitar las precipitaciones, sino que también en, por ejemplo, fumigaciones que se llevan a cabo en las carreteras para aliviar los trabajos de desbroce de las cunetas, que en su opinión también afectan al clima puesto que «van a parar a la atmósfera y a los ríos».

«Se han hecho analíticas del suelo, del agua de lluvia y de sangre a ciudadanos del interior de Castellón y han dado resultados positivos en plomo, zinc o aluminio, cuando la industria más cercana se encuentra a 60 o 70 kilómetros. Esto ya es una cuestión de salud pública», sentencia.

Sobre las supuestas fumigaciones, recuerda que ya hay empresas que se publicitan a través de internet que ofertan servicios que garantizan que no lloverá el día escogido por el cliente, por ejemplo, para una celebración como una boca o evento al aire libre, por lo que, en su opinión, «no es de extrañar que aseguradoras, empresas turísticas o farmacéuticas las empleen».

Colectivos ecologistas, ciudadanos y agrarios ya han organizado alguna manifestación para reclamar la finalización de estas prácticas, como por ejemplo la celebrada en Castellón el pasado 29 de noviembre. «También queremos celebrar otra gran concentración en Valencia», señaló.

Asimismo, el portavoz de la plataforma destacó también que responsables del nuevo Gobierno de la Generalitat han contactado ya con la entidad para interesarse por la situación. «Hemos notado más predisposición a que nos escuche», afirmó Gallur.