Mislata arremete contra Ribó por las líneas de la EMT aunque evita aportar dinero

Ribó saluda a José Vicente Andreu (Albuixech) en presencia de Carlos Fernández BIelsa (Mislata). :: jesús signes/
Ribó saluda a José Vicente Andreu (Albuixech) en presencia de Carlos Fernández BIelsa (Mislata). :: jesús signes

El Consell crea dos comisiones como paso previo al nacimiento de un ente metropolitano del transporte para el que aún no hay fecha

ISABEL DOMINGO

La firma de la declaración para la creación de una Autoridad Única de Transporte (lo que se conocía como Agencia Valenciana de Movilidad) se convirtió ayer en un acto de reivindicación de las líneas suprimidas de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) en siete municipios de L'Horta en 2012. En otras palabras, fue una continuación de la llamada 'Declaración de Mislata', que el pasado jueves suscribieron los alcaldes de Mislata, Paterna, Alboraya, Moncada, Xirivella, Burjassot y Vinalesa para reclamar a Valencia que pasara «de las palabras a los hechos».

Y así se lo transmitieron al alcalde de Valencia, Joan Ribó, esta vez de voz y no por escrito. Sentado a apenas dos sillas de distancia, el primer edil de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, (que también asistió como presidente de la mancomunidad de l'Horta Sud) no dudó en reprochar a Ribó su falta de voluntad para restituir las líneas de la EMT. «Consideramos con humildad y respeto que la devolución de las líneas de autobús se debe afrontar de manera inmediata, ya que sólo depende de la voluntad política y no de ningún programa ni subvención», aseguró.

«Simplemente depende de que Ribó levante el teléfono, hable con el gerente de la EMT y le diga que los autobuses vuelven a pasar por todos los municipios por donde el anterior gobierno eliminó las rutas», apostilló ya en declaraciones a los medios de comunicación. «Hay que tener amplitud de miras», resaltó.

Sin embargo, preguntado por si estos ayuntamientos colaborarían económicamente para que la EMT regresara a los municipios a la espera de conseguir el contrato programa (las ayudas al transporte que da el Estado y que la Comunitat perdió en 2001), Fernández Bielsa eludió comprometerse al desembolso y optó por asegurar que juntos tienen que «hacer fuerza» para recuperarlo ya que es necesario para «financiar este transporte metropolitano». E insistió en que «la prioridad es cambiar la política del PP», pues las paradas se suprimieron en la anterior legislatura.

Mislata, por ejemplo, fue una de las localidades que se negó a abonar los 450.000 euros que planteó la Concejalía de Transportes para cubrir los costes de la EMT mientras que Paterna sí que ha desembolsado 70.000 euros anuales.

Y para Ribó es «fundamental» recuperar el ente metropolitano del transporte para, por un lado, acceder en 2017 al contrato programa y, por otro, «plantearnos una EMT que llegue no sólo al municipio sino avanzar hacia municipios de al lado». Así que quedó de nuevo en el aire la decisión de devolver a los siete municipios las paradas que reclaman y por las que, de momento, no están dispuestos a pagar al no garantizarse tampoco los mismos derechos que al resto de usuarios de los autobuses, como el bono oro.

Sólo tuvo éxito Burjassot, que arrancó a la consellera de Obras Públicas, María José Salvador, el compromiso de visitar la localidad en dos semanas para explicar el proyecto de finalización de la superestructura de la estación de metro de Empalme, pendiente desde 2011 y necesario para salvar un paso a nivel.

Convocados 60 municipios

A pesar de las reivindicaciones, todos (fueron convocados 60 alcaldes) estuvieron de acuerdo en firmar la declaración que expresa «la voluntad de crear» el organismo de coordinación en materia de transporte y movilidad para el que todavía no hay fecha de constitución.

Según explicó la consellera de Obras Públicas, María José Salvador, ahora se constituirán dos comisiones, una institucional y otra técnica, que permitirá trabajar en el modelo de entidad que se creará y en las normativas que cada municipio deberá impulsar para poder llevar a buen puerto la Autoridad Única de Transporte.

Salvador quiso destacar «el paso adelante» dado por su departamento al convocar a los alcaldes del área metropolitana y aportó varios datos para dejar clara la importancia de la creación de este organismo: 60 municipios y 1,6 millones de habitantes. También resaltó que el objetivo es recuperar el contrato programa «tal y como tienen otras ciudades», como Madrid, Barcelona, Sevilla o Málaga, ya que las ayudas podrían rondar los 40 millones. «Es la apuesta del Consell por mejorar la conectividad y la comunicación de las personas», afirmó.

Fotos

Vídeos