Los jóvenes se reivindican

Un grupo de estudiantes llega al campus de la Universitat d'Alacant. :: Alex Dominguez /
Un grupo de estudiantes llega al campus de la Universitat d'Alacant. :: Alex Dominguez

El Consell de la Joventut advierte a Igualdad de que el éxodo de 22.000 menores de 30 años supondrá un coste de 8.300 millones en 2025

JOSÉ M. ORTUÑO

Con una cita de Rubén Darío: «juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver!», reclamaron ayer los jóvenes su importancia dentro de lo sociedad. «Resulta necesario invertir en reducir la elevada tasa de paro juvenil, detener el gran número de menores de 30 años que emigran para trabajar en el extranjero y en fomentar una emancipación más temprana», indicó ayer a este periódico Víctor Reloba, vicepresidente del Consejo de la Juventud Española (CJE), quien acompañó a sus compañeros valencianos en la reunión que mantuvieron con la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas.

Durante el encuentro, la vicepresidente del Gobierno autonómico, Mónica Oltra, escuchó las demoledoras cifras que ofrece el informe realizado por el sociólogo, Daniel Sorando, y el psicólogo social, Stefano De Marco, que advierte de las negativas consecuencias que supondrá en pocos años, la situación que viven los jóvenes a día de hoy. Bajo el título 'Juventud Necesaria. Conseqüències econòmiques i socials de la situació de la Joventut Valenciana', reivindica su papel relevante dentro de la sociedad.

Lo primero que resaltan es que se trata de uno de «los colectivos más afectados por la crisis económica» y que estos datos adversos resultarán nocivos para el resto «de estratos poblacionales», ya que existe una influencia recíproca. Las tres parcelas que observan con mayor atención por su gravedad son, en primer lugar, que sólo un 20% -una cifra similar a la media nacional- se ha podido emancipar. A ello hay que sumar una tasa de desempleo juvenil de 56,7 puntos, lejos de los 51,8 del resto de España, y con 21.989 jóvenes que hicieron las maletas en busca de un futuro mejor.

«La pregunta que nos hemos hecho es: ¿cómo afectará todo ello a la sociedad?», se cuestionó retóricamente Víctor Reloba. «Pues en estos momentos nos dirigimos hacia una población cada vez más envejecida», se respondió.

«Otra consecuencia de las cifras la encontramos en la edad de las mujeres para fecundar. Cada vez tienen hijos más mayores, lo que reduce el número de niños». Todas estas circunstancias, para el Consejo de la Juventud Española supondrán que el sistema «de pensiones se vea claramente perjudicado».

La jubilación de muchos está ya en el aire. Lo han advertido desde diferentes administraciones, aunque para estos expertos «se ha afrontado desde un punto de vista que no compartimos. No estamos de acuerdo con las políticas establecidas de aumentar impuestos o incrementar la edad de jubilación», insistió el responsable socioeconómico del CJE. «Creemos que sería mucho más positivo y rentable que se invierta en políticas de empleo, vivienda y refuerzo de la familia», destacó.

En ese sentido, el secretario autonómico de Igualdad, Alberto Ibáñez, apuntó que desde «el Consell vamos a crear un comisión junto con el Servef, la dirección general de Vivienda y el Ivaj, en la que los jóvenes van a participar, no sólo serán consultados, sino que tomarán también decisiones», ya que 260.000 «están en riesgo de exclusión». Además, de seguir las cifras de emigración actual, supondrán un coste en diez años de 8.275 millones de euros, según extrae el informe.