El Consell apoya el plan de Marzà para primar el valenciano frente al castellano

El conseller de Educación, Vicent Marzà, saliendo de un coche oficial./
El conseller de Educación, Vicent Marzà, saliendo de un coche oficial.

Los alumnos que estudian en la lengua cooficial ya no estarán obligados a dar una asignatura en español además de Lenguay Literatura

J. BATISTAvalencia

El pleno del Consell aprobó la modificación de los decretos aprobados por el PP que sirvieron para aplicar la Lomce en la Comunitat Valenciana. Uno de los cambios impulsados por la Conselleria de Educación que dirige Vicent Marzà fue eliminar la obligación de ampliar el peso del castellano en las líneas en valenciano, introducida por los anteriores gestores al considerar que era necesaria para cumplir con lo que estipula la ley orgánica. De hecho fue la Inspección General de Educación, dependiente del ministerio, la que el año pasado sugirió al equipo de Català la adopción de la medida.

La idea era que en las aulas donde funcionaba un programa lingüístico en valenciano se impartiera, además de Lengua y Literatura, al menos una asignatura más en español, permitiendo que el resto (salvo Inglés) se dieran en la lengua materna. Según se explicó en su momento, se quería cumplir con la idea que recoge la Lomce cuando señala que "la administración educativa -la conselleria- garantizará una oferta docente sostenida con fondos públicos en la que el castellano sea utilizado como lengua vehicular en una proporción razonable".

La clave está en estas dos últimas palabras, pues aunque no se llega a cuantificar el peso, desde el ministerio interpretan, en base a las sentencias del Tribunal Constitucional, Supremo y Superior de Cataluña que el español tiene que utilizarse al menos en dos áreas (Lengua y otra más), lo que supondría aproximadamente el 25% del horario lectivo.

Con el cambio introducido por el equipo de Marzà se vuelve a la situación anterior, pues la modificación popular sólo afectó al curso pasado. Desde Educación consideran que eliminar la obligatoriedad no contraviene la ley orgánica y facilita que los centros decidan qué lengua utilizan para esta asignatura adicional en arreglo a su realidad lingüística. En la práctica resulta más lógico que se opte por darla en valenciano teniendo en cuenta que se trata de líneas vehiculadas en la lengua materna. O lo que es lo mismo, habrá centros donde sólo se utilizará el castellano para Lengua.

La modificación de los currículums conlleva más cambios. Se facilita que los colegios decidan en Primaria si las sesiones duran 45 minutos o 60. No implica más o menos tiempo de clase, sino que se cambia la estructura. La primera opción fue introducida por el equipo de Català siguiendo el modelo utilizado por el ministerio para Ceuta y Melilla, aunque no se obligaba a ello en la Lomce. Otras variaciones se refieren al aumento de las horas semanales para las asignaturas troncales de 1º de Bachillerato, que pasarán de tres a cuatro, y a la ampliación de los programas de refuerzo educativo hasta 4º de ESO. La ley sólo preveía que se prolongaran entre 1º y 3º. Tras el pleno del Consell, la vicepresidenta Mónica Oltra dijo que de esta manera se facilitará la obtención del graduado escolar.

Respecto a la cuestión del castellano y el valenciano, señaló que "son los centros los que elaboran sus proyectos lingüísticos porque conocen su situación lingüística y los mecanismos pedagógicos para que los alumnos dominen las dos lenguas oficiales y una extranjera. Este gobierno ha profesionalizado la toma de decisiones", añadió.

Preguntada sobre si los cambios se adecúan a lo dispuesto en la ley orgánica, apuntó que se ha optado por una "aplicación consensuada que palía los efectos segregadores de la ley", que a su juicio no fija "los mecanismos necesarios para superar las diferencias de origen de los alumnos". También apuntó que el Consell "ha ido al límite" en el cumplimiento de una norma que derogaría "mañana mismo" si pudiera.

Los populares de Les Corts no piensan lo mismo. La portavoz adjunta, María José Català, explicó que llevarán el decreto a los tribunales por la eliminación de la citada obligatoriedad al considerar que supone un incumplimiento "claro" de la Lomce. La diputada se pronunció en estos términos tras una reunión con el grupo municipal de Valencia. Una de las decisiones adoptadas consiste en impulsar mociones en los ayuntamientos para obligar al resto de partidos a pronunciarse sobre el distrito único.

Por su parte, Alfonso Novo avanzó que la presentarán en el próximo pleno y que preguntarán por los criterios empleados para elegir los colegios que tendrán aulas de dos años. Por último, reclamó que la inversión en centros de la ciudad se mantenga en los niveles de años anteriores e instó al equipo de gobierno a licitar de manera inmediata el nuevo colegio Ángel de la Guarda una vez el ministerio ceda los terrenos.

Fotos

Vídeos