Los térmometros rozan los 40 grados la víspera de una jornada en alerta

Los térmometros rozan los 40 grados la víspera de una jornada en alerta

El Ayuntamiento de Alzira reclama a un colegio que suspenda las clases ante la previsión de fuerte calor

J. MOLANO / M. GARCÍA

Un día más y los termómetros no cesan de marcar las temperaturas más altas que se recuerdan a estas alturas del año. La Comunitat Valenciana amaneció ayer con una alerta roja y naranja por calor -que se traslada también al día de hoy- y con el cielo de un color blanquecino debido a la presencia de polvo en suspensión provocado por una bolsa de aire muy cálido de origen africano. «Nos vamos a achicharrar», se podía escuchar ayer en la ciudad Valencia, y eso que en el litoral la máxima registrada fue de las más suaves de la región. El mercurio llegó a marcar 'solo' 27 grados, como en la localidad de Vinaròs y en la capital de La Plana. En Alicante, Xàbia y Oliva se alcanzó el tope en 28 grados, mientras que en la localidad castellonense de Morella se superaron los 33, el registro más alto desde mayo de 1961.

Donde realmente se notó la virulencia del sol fue en el municipio de Jalance (Valencia), allí se llegó a los 39,9 grados, la máxima de toda la Comunitat en el día de ayer, seguida por Ontinyent (Valencia) con 39.4 y Alcoy (Alicante) con 38,6 grados, antesala de lo que vendrá en el día de hoy. Lo peor está por llegar, al menos eso reflejan para hoy las previsiones del Sistema de Vigilancia Metereológico de la Fundación del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM). Éstas anuncian el nivel de intervención rojo o extremo ante una posible ola de calor para las zonas climatológicas de Segorbe, Burriana, Manises, Valencia, Sueca, Buñol, Alzira, Xàtiva, Ontinyent, Onda y Gandia. El nivel naranja o alto se establecerá en Morella, Benasal, Villafranca, Barracas, Castellón de la Plana, Cofrentes, La Font de la Figuera, Alcoi, Ibi, Xixona, Alicante, Elda, Elche, Orihuela y Torrevieja.

Se prevé un notable incremento de las máximas, que podrían alcanzar los 41 grados en el litoral valenciano y los 36 en el interior, un ascenso extraordinario de los termómetros favorecido por el viento de poniente que soplará en la región, aunque descenderán mañana de forma «extraordinaria», volviendo a los valores normales para esta época del año, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Suspensión de las clases

Las altas temperaturas que está registrando la Comunitat en este mes de mayo vuelven a afectar a algunos centros de enseñanza. En la ciudad de Alzira, los alumnos, profesores y trabajadores del colegio Gloria Fuertes soportan altas temperaturas en las aulas y en el resto de espacios, que superan los 30 grados en muchos momentos del día.

Así, en la tarde de ayer, y desde el propio ayuntamiento alcireño, se recomendó, ante la previsión de que se rocen los 40 grados, la suspensión de la actividad docente durante la jornada de hoy, para lo cual se emitió el correspondiente decreto. Desde el centro también indicaron que las puertas del mismo estarán abiertas y los profesores estarán trabajando con normalidad para que los niños acudan. Y es que esta situación de calor no es nueva en un colegio que abrió sus puertas en el curso 2008-2009, ya que algunos padres han pedido a la Conselleria de Educación que actúe cuanto antes e instale, por ejemplo, aire acondicionado para evitar incidentes como el de la semana pasada, cuando un niño de cuatro años tuvo que ser atendido en el Hospital Universitario de la Ribera tras sufrir una lipotimia a causa del fuerte calor.

La madre del pequeño, que también es maestra, explicó que «no es la primera vez que tienen que atender a un niño. No puede ser que estén con esas temperaturas y con el calor corporal que generan 30 niños», a la vez que recordó que la normativa habla de los 23 grados como temperatura ideal. Así, algunos padres consultados por LAS PROVINCIAS también manifestaron con anterioridad a conocerse el decreto que hoy no llevarían a sus hijos al centro por miedo a que pudieran tener algún problema relacionado con el calor o que los sacarían de las aulas al mediodía para evitar las horas de temperaturas más altas en un edificio con ventilación insuficiente.