Educación endurecerá los requisitos para poder impartir clases en inglés

Educación endurecerá los requisitos para poder impartir clases en inglés

El nuevo certificado permitirá sumar todos los puntos posibles en cuanto a dominio de lenguas extranjeras en futuras oposiciones

JOAQUÍN BATISTAValencia

Los profesores de los centros públicos y concertados que impartan asignaturas en inglés deberán cumplir un requisito adicional en lo que se refiere al dominio de lenguas extranjeras. Se trata del Certificado de Capacitación, que se consigue tras superar un curso de varios meses sobre técnicas pedagógicas para dar materias en un idioma foráneo. Es decir, no consiste en evaluar conocimientos técnicos, que de hecho ya se suponen a estos profesores, que tienen que disponer de un nivel B2 en la lengua en cuestión para poder optar al mismo.

La exigencia se reguló en 2013 y entrará en vigor el próximo año, de cara al curso 2016-2017. El elevado plazo se justificó en que de esta manera se daba tiempo a los profesionales interesados en conseguir la capacitación. No es un asunto trivial pues afectará a miles de docentes si se tiene en cuenta que de cara al citado ejercicio todos los colegios deberán dar una asignatura no lingüística en un idioma extranjero entre 1º y 4º de Primaria. O lo que es lo mismo, los alumnos recibirán la clase de inglés habitual y una más (excepto Lengua o Valenciano), para la que se pedirá este certificado.

Esta es la base del modelo de enseñanza plurilingüe que el próximo septiembre ya habrá llegado a los dos primeros cursos de la etapa. En este caso y de forma provisional, los docentes encargados de estas clases en inglés sólo necesitarán acreditar el B2, el mismo requisito que se aplica a los que trabajan en centros de la Red Plurilingüe, que ya duplican las horas de inglés desde hace años e incluso en cursos superiores. Eso sí, de cara al 2016-2017 sólo valdrá la certificación.

Según explicaron fuentes sindicales, aunque la formación necesaria para conseguir la capacitación se oferta gratuitamente para la red pública, las plazas no son suficientes ante la elevada demanda, por lo que muchos docentes se ven obligados a recurrir a vías alternativas de pago.

La capacitación también favorecerá a los que se presenten a una oposición, pues permitirá sumar dos puntos en el concurso de méritos, el máximo posible en lo que se refiere al dominio de lenguas extranjeras. Sin embargo, al no ser un requisito para la docencia hasta 2016, de cara al proceso selectivo de este verano (de 887 plazas) aún se podrán sumar con el B2. En un principio Educación planteó exigirlo ya, pero ha optado por esperar un año al considerar que es más acorde con la normativa que regula la capacitación y después de que sindicatos como CSI·F presentaran reclamaciones en este sentido.