Valencia se convierte en base de las tres baterías de misiles Patriot del Ejército

Valencia se convierte en base de las tres baterías de misiles Patriot del Ejército

Defensa confía también al regimiento de Marines el equipo antiaéreo que desplegará España en Turquía ante la amenaza del Estado Islámico

J. A. MARRAHÍ

El Ministerio de Defensa ha realizado una apuesta firme por Valencia como sede definitiva de los más poderosos sistemas antiaéreos del Ejército Español: las baterías de misiles Patriot. Como avanzó ayer LAS PROVINCIAS, los dos nuevos equipos adquiridos por España irán a parar a la base de Marines. Pero también la única batería para este tipo de misiles que hasta la fecha disponía el país y que la semana próxima viajará a Turquía junto a 150 militares para proteger el país ante amenazas en su frontera sur con Irak y Siria.

La decisión se basa, por un lado, en la conveniencia de unificar las tres baterías Patriot en un sólo lugar. Y también «en la capacidad y conocimientos del regimiento antiaéreo valenciano en el mantenimiento y manejo de los equipos» que activan los Patriot. Esta unidad militar es el Regimiento de Artillería Antiaérea (RAAA 81), con sede en la base General Almirante de Marines. Las diferentes fuentes militares consultadas por este diario, no consideran que la elección de Valencia como hogar de las tres baterías Patriot haya obedecido a cuestiones geográficas de estrategia militar respecto a África y Oriente Próximo.

Cada una de las tres baterías antiaéreas que quedarán bajo techo valenciano posee ocho lanzadores. Están compuestas por remolque, vehículo tractor, radar y otros dispositivos que requieren entre 60 y 80 artilleros para su manejo. A su vez, cada lanzador tiene capacidad para activar cuatro misiles Patriot. La gran ventaja de este sistema de defensa, además de su alcance y altura, es que los proyectiles pueden derribar tanto un caza enemigo como misiles tácticos. El hecho de que Valencia reciba todas las baterías Patriot del Ejército Español no significa que los misiles se trasladen también a Marines. Según responsables de Defensa, permanecerán en polvorines como el de Chinchilla, en Albacete.

Prácticas y misión real

Las fuentes militares consultadas también descartaron prácticas con misiles Patriot en tierras valencianas. Ante un armamento tan potente, la instrucción con fuego real requiere grandes distancias respecto a núcleos urbanos. Hasta la fecha, los Patriot sólo han surcado el cielo español en fase de pruebas en el campo de tiro de Médano del Loro, en Huelva.

La asignación de las baterías Patriot al regimiento valenciano supone, eso sí, más posibilidades de que sea activado en misión real. Actualmente hay seis unidades de artillería antiaérea repartidas por España. Es la de Sevilla la que, por espacio de un año, defenderá Turquía con la única batería de la que disponía hasta ahora España, seis lanzadores y 150 efectivos.

Pero el papel de los Patriot también puede ser interno. Los nuevos equipos con base en Valencia serían cargados con misiles y posicionados donde se considere oportuno ante una amenaza de cierta gravedad para el país o a fin de garantizar la seguridad en grandes eventos deportivos o cumbres políticas.