Tráfico reduce el límite de velocidad en la Pista de Silla

Dos guardias civiles patrullan por un tramo de la Pista de Silla. :: j. signes/
Dos guardias civiles patrullan por un tramo de la Pista de Silla. :: j. signes

Guardias civiles denuncian instrucciones para hacer alcoholemias a diario sin «mínimas condiciones de seguridad para los agentes»

ARTURO CHECA VALENCIA.

Nueva decisión de la Dirección General de Tráfico (DGT) que afecta a la Comunitat Valenciana. Un tramo de unos nueve kilómetros de la Pista de Silla, una de las principales vías de entrada y salida de la ciudad de Valencia, ha sufrido un notable descenso en la velocidad máxima permitida, según confirmaron fuentes de la Guardia Civil y de asociaciones de conductores. Así, en el trayecto que separa Valencia del municipio de Silla (en ambos sentidos), el límite se ha establecido ahora en 100 km/h, como consta en las señales verticales instaladas junto al asfalto.

LA MEDIDA

En algunos tramos de la carretera V-31, denominación oficial de la popularmente conocida como Pista de Silla, la velocidad máxima se reduce incluso a 80 kilómetros por hora. Así ocurre en los kilómetros comprendidos entre la zona comercial de Alfafar y la capital, como señalaron las citadas fuentes.

No es la única novedad ordenada por la DGT. Los responsables de Tráfico han instalado un buen puñado de cámaras en estas zonas. Así ocurre por ejemplo junto al desvío para incorporarse a la V-30, donde la velocidad máxima permitida se reduce a los 60 kilómetros hora, así como en varios de los puentes que cruzan sobre la Pista de la Silla, donde el límite baja aún más, hasta los 60 km/h.

La medida ha levantado la indignación de algunas asociaciones de transportistas, al considerarla «excesiva» en un punto con cuatro carriles, así como en foros de conductores o webs destinadas a informar a los conductores de la presencia de radares, que critican la decisión por su «afán recaudatorio», como consta en alguna de estas páginas.

De hecho, muchos automovilistas comentan que las cámaras instaladas son radares para multar por exceso de velocidad. Sin embargo, fuentes de la Guardia Civil consultadas por LAS PROVINCIAS lo negaron. «De serlo, deberían estar señalizados, como exige la ley», algo que no ocurre en este caso. Se trataría de cámaras de vigilancia de la circulación, aunque estas también pueden tornarse en instrumentos de sanción.

Detectar coches sin ITV

Así ocurre, por ejemplo, ya en Sevilla. Las mismas cámaras instaladas en la Pista de Silla sirven para controlar el estado de la circulación, pero también «para detectar las matrículas de los coches que circulan sin ITV o incluso con el seguro caducado», como indicaron las mismas fuentes. La imagen registrada es enviada de inmediato al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas que la DGT tiene en León, «que tramita la multa en caso de haber alguna infracción».

Durante los seis primeros meses del año, Tráfico ha recaudado 20,1 millones de euros con multas en la Comunitat, unos 3,3 cada mes. La gran mayoría de las sanciones se deben a excesos de velocidad y el uso del móvil al volante. Las alcoholemias ocupan un lugar menor en el escalafón, aunque los controles para detectar a conductores ebrios se han incrementado en los últimos meses en la Comunitat de manera muy notable.

Este último extremo lo confirman desde la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), entidad que lamenta que hayan recibido «instrucciones específicas» para realizar tests de alcoholemia en carretera «cada día». El sindicato critica que se está perdiendo el sentido preventivo de los controles, y sobre todo que los dispositivos se llevan a cabo «sin respetar la más mínima seguridad de los agentes ni la legalidad».

La asociación sostiene que los controles se realizan a menudo por parte de dos agentes («lo mínimo es que lo realicen cinco») y sin señalizar en la carretera la existencia del punto de control, lo que es obligatorio por ley.

kilómetros por hora es el límite de velocidad establecido ahora por la DGT en el tramo de la V-31 comprendido entre Valencia y Silla. En algunos kilómetros, la medida reduce incluso la velocidad a los 80 km/h. Las cámaras instaladas podrían multar a los vehículos que circulen sin ITV.