Saltar Menú de navegación

Castellón

Hemeroteca |
VALENCIA - ALICANTE - CASTELLÓN | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Castellón

Castellón

Castellón inicia una experiencia piloto de control biológico de plagas que extenderá a las fincas del término
20.06.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Más de 3.000 citricultores de Castellón quedarán exentos del pago del IBI en 2010
PLAGAS. Moliner observa junto a la técnico de Distriagro una muestra de pulgón, ayer. /LP
Mantener el cinturón verde que constituyen las explotaciones citrícolas que rodean el casco urbano de la ciudad y fomentar las ayudas para promover su cultivo son los objetivos de la nueva bonificación fiscal que el Ayuntamiento de Castellón aplicará a partir del próximo ejercicio a todos aquellos productores de cítricos que mantengan productivas sus fincas.
El vicealcalde de Castellón, Javier Moliner, anunció ayer que «todas aquellas propiedades con cultivos de cítricos en producción se verán exentas del pago del IBI rústico en 2010». «Se trata de una medida económica que, aunque modesta, persigue preservar nuestra agricultura tradicional y favorecer el mantenimiento de los cultivos tradicionales», dijo Moliner.
En cuanto al número de productores que se podrían ver beneficiados por esta medida, el presidente del Sindicato de Riegos de La Plana, José Pascual, apuntó que «unos 3.000 agricultores podrán acogerse a esta ayuda».
Tanto Moliner como Pascual participaron ayer en la presentación de una experiencia piloto de control biológico de plagas que se está desarrollando en una finca citrícola de la ciudad y que, en caso de tener éxito, se extenderá a los campos del término municipal.
«Esta práctica, de la que ya fuimos pioneros al aplicarla en parques y jardines, consiste en la suelta controlada de insectos que acaban de manera natural con las especies que resultan dañinas para los cultivos», explicó Pascual que, entre los beneficios de este sistema, especificó que «además de resultar más económico que los tratamientos químicos, se reduce la contaminación del aire y del suelo, así como las afecciones a las especies animales que habitan junto a las explotaciones agrícolas». «Además, si se comprueba a la efectividad de este sistema, los productores citrícolas podrían obtener un etiquetado verde para sus productos, al estar libres de químicos, y sacar unos céntimos más por kilo», agregó Pascual.
Ahorro de 1.400 euros
De hecho, mientras el coste de los tratamientos fitosanitarios contra las plagas puede alcanzar los 2.000 euros anuales por hanegada, con los sistemas de control biológico el desembolso sería de 600 euros por hanegada y año, ya que este método está subvencionado por entidades como la Unión Europea. «Además de abaratar los costes de producción, el control biológico de plagas aporta un valor añadido a las ventas y aporta un gran beneficio en cuanto a sostenibilidad, a reducir las afecciones a la atmósfera, al terreno y al entono», incidió Moliner.
En cuanto a las plagas más comunes en las explotaciones citrícolas que se están tratando con la suelta de otros insectos, los técnicos de las compañías Distriagro y Sigenta, Xelo Ribes y Álvaro Serna, explicaron que «se trata básicamente de la araña roja, el pulgón y el piojo de California, que dañan los frutos y afectan incluso a otros cultivos». «El control biológico de plagas se aplica desde hace cuatro años en jardinería y ya se ha tratado alguna plaga concreta con éxito con este sistema, pero es la primera vez que se aplica de forma integral en una finca y, a partir de octubre, sabremos si ha sido eficaz», dijeron.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios

Noticias de Castellón

Ahora en Portada

Enlaces de Interes

Vocento
SarenetRSS