Saltar Menú de navegación

Castellón

Hemeroteca |
VALENCIA - ALICANTE - CASTELLÓN | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Portada

el rincón del pediatra

21.03.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Dolor abdominal recurrente
Un niño con molestias estomacales.
El dolor abdominal de repetición en los niños es una manifestación muy frecuente y motivo de preocupación de los padres por creer que puede corresponder a una patología orgánica severa que precise de intervención por parte del especialista. Afortunadamente, en la mayor parte de los casos, sólo corresponde a causas banales que no precisan de medicación ni de intervención quirúrgica y que desaparecen con el tiempo.

La localización normal de estos dolores suele ser alrededor del ombligo y se suele manifestar normalmente por la mañana y ser muchas veces un mecanismo de defensa de los niños para no desayunar o en los comedores para evitar el "suplicio" de la comida, ya que de alguna forma coaccionan a los padres y estos entran en "el juego" de sus hijos. Estas molestias, normalmente existen de verdad y están causados, en gran parte, por el estrés que le supone al niño la combinación de la leche del desayuno con las prisas paternas y las pocas ganas de ir al colegio. Todo ello hace que el final del episodio sea el vómito del niño en el ascensor.

Ante un dolor abdominal de repetición se deberá considerar varias premisas. En primer lugar, observar al niño cuando dice que le duele y constatar que ese dolor no se acompaña de otras manifestaciones como decaimiento, palidez, vómitos y fiebre, y ver que sin más desaparece al realizar una actividad o juego que le gusta o distrae, o bien desaparece al dormir. Esto es una buena señal de que el problema es banal. En segundo lugar, se debe repasar el plan de alimentación. La leche de la mañana muchas veces se relaciona con esos dolores, por lo que se puede cambiar por zumos o yogur y ofrecer la leche a mitad de mañana. Otras veces el niño toma demasiados azúcares que fermentan y liberan gases que presionan las paredes del intestino produciendo las molestias. Se debe descartar, en tercer lugar, cuadros de parasitosis intestinal, motivos muchas veces de dolor abdominal acompañado de picor de nariz y de ano y a veces de rechinar de dientes. En cuarto lugar, el estreñimiento puede ser una causa importante, cesado el dolor abdominal al corregirlo. En quinto lugar, las niñas preadolescentes es muy frecuente que lo padezcan, sobre todo localizado en la parte baja del abdomen. Se suele deber a estímulos hormonales a nivel del ovario y que cesan al iniciar la menstruación. Por último, si el dolor persiste, se debe descartar la presencia de intolerancias alimentarias y de la presencia del Helicobacter pylori, una bacteria que produce molestias en los niños a nivel abdominal, causante de las úlceras duodenales en la edad adulta.

Por tanto, no se debe ser alarmistas ante un dolor abdominal de repetición. Se debe consultar siempre con el pediatra, quien realizará los análisis oportunos y el estudio ecográfico abdominal si lo cree oportuno. Él tranquilizará sobre el origen de las molestias.

Por último, quiero hacer mención al término de apendicitis crónica, tan utilizado cuando un niño padece una apendicitis aguda y padecía de dolor abdominal de repetición. Los padres nos confundimos al pensar que ese dolor de barriga que presentaba nuestro hijo de forma intermitente desde hace muchos meses estaba causado por un cuadro apendicular. Por tanto, si nuestro hijo presenta un dolor abdominal recurrente y, en un momento determinado esas molestias se acompañan de esta sintomatología -vómitos, fiebre y decaimiento-, se deberá acudir al pediatra, pues podría corresponder a un cuadro clínico que necesitara tratamiento urgente, siguiendo el dicho de "tantas veces va el cántaro a la fuente que acaba rompiéndose", por lo que no deberemos confiarnos nunca.

clinicagarciasala@ono.com
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS