Saltar Menú de navegación

Castellón

Hemeroteca |
VALENCIA - ALICANTE - CASTELLÓN | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Vida y Ocio

Vida y Ocio

Su regreso convierte a Castellón en epicentro musical gracias el Tanned Tin
17.11.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El intimismo de Nacho Vegas como epílogo.Come, actuación para siempre
El Tanned Tin echó ayer el cierre con un sesión en la que destacó el cantautor español, en su versión más íntima, acompañado solo por su guitarra.

Y llegó el momento más esperado de la décima edición del Tanned Tin. Una ocasión especial y única que no volverá a repetirse, rezaba el programa de mano del festival. Seguramente así será. Qué pena. Thalia Zedek y Chris Brokaw salían con sus afiladas guitarras al escenario del Principal en la medianoche del sábado al domingo, acompañados del talentoso batería Daniel Coughlin y de Winston Braman al bajo.

Juntos volvieron a ser, sólo por un momento, Come, una banda crucial de la música independiente de los noventa, imprescindible para entender la filosofía de un encuentro sin ataduras como el Tanned Tin.

Los augurios les eran realmente favorables. Miembros de la organización aseguraban que la prueba de sonido había sido inmejorable. Y así se mostraron Zedek y Brokaw sobre el escenario, perfectamente equilibrados todos los instrumentos, en un arrebato de fuerza que atravesó los corazones de un público consciente de la trascendencia del momento en un Principal más lleno que nunca.

A lo largo del concierto repasaron ampliamente la trayectoria de la banda, con una mayor presencia de la voz rasgada de Thalia Zedek -era la que más componía-, y la aparición intermitente de Chris Brokaw ante el micro. Ofrecieron un bis que debería haber sido eterno. Brokaw, que debía tocar la batería poco después con The New Year, pareció decir basta descolgándose la guitarra, pero Zedek, todo nervio y emoción sobre el escenario, le pidió un último tema que sirvió de colofón a un momento guardado para siempre en las memorias del público.

Thalia no lo ocultaba tras la espléndida actuación. ¿Has disfrutado? "Sí, por supuesto", confesaba con una sonrisa a juego con sus ojos brillantes y algo vidriosos.

Tras la actuación de Mount Eerie y para cerrar la mejor jornada de los cuatro años que lleva el Festival en Castellón, los hermanos Kedane salían al escenario al frente de su banda, The New Year, en la que era su segunda presencia en territorio español.

Quizás no tan deseada como la de Come, su aparición también era muy esperada por todos aquellos que han seguido su trayectoria desde los noventa, entonces bajo el nombre de Bedhead. Además de presentar los cortes de su nuevo álbum recompensaron al público, que también en esta ocasión llenaba el Principal, con un buen número de temas de sus anteriores entregas.

En la música de The New Year las guitarras de Matt y Bubba Kedane se entrelazan de tal modo en el rasgueo y en el punteo que parecen una sola tocada a cuatro manos. El resultado, impecable en directo, es aparentemente sencillo, pero tan cargado de matices que son necesarias varias escuchas para desentrañar todo lo que en ella subyace. Regalaron un bis con numerosas canciones, para rematar con Newness Ends y 18, dos de sus mejores temas.

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios

Noticias de Castellón

Ahora en Portada

Enlaces de Interes

Vocento
SarenetRSS