Remontada de un equipo campeón

El Villarreal dio una lección de juego y fe ante el Atlético y ya está a un solo punto del liderato

Guille Franco, que ayer volvió al once, se lleva el balón ante dos rivales./
Guille Franco, que ayer volvió al once, se lleva el balón ante dos rivales.

Victoria a lo grande donde nunca hasta ahora lo había conseguido. El Villarreal dio una lección de fe, juego y compromiso para remontar en dos ocasiones al Atlético de Madrid, que se mostró letal en ataque pero que acabó sufriendo el acierto de los amarillos de cara a la meta rival.

De nada sirvió a los colchoneros un ataque casi infalible ni sus dos goles antes de la primera media hora, pese a la baja por lesión del ex amarillo Forlán. Javier Aguirre pudo contar con Agüero y Pablo Ibáñez, algo tocados por sendas contracturas, pero no contaba con el poder de reacción del rival.

Precisamente, el central inauguró el marcado con un preciso testarazo a pase de Pernía. El Villarreal, que presentó importantes novedades respetando la política de rotaciones de Manuel Pellegrini (ayer jugaron Ángel y Godín en defensa, con Bruno en la medular y Guille como referencia ofensiva) no acusó este golpe, pero sí el posterior de Simao: combinación tranquila en el medio campo, un pase en profundidad del portugués Maniche a la banda izquierda y un genial disparo con efecto de su compatriota bate a Viera. Un par de ocasiones y 2-0 en 25 minutos.

Era un castigo excesivo para un Submarino que despertó gracias a Rossi. El italiano aprovechó un desmarque en velocidad, aguantó la entrada del colombiano Perea y superó por encima la media salida del argentino Leo Franco.

Tal y como se preveía, hubo espectáculo para repartir.

El gol dio alas a los de La Plana, que reestablecieron la igualada a poco del descanso: mala salida de Leo Franco, peor despeje y Fuentes, con la caña preparada, firmaba el 2-2.

El primer tiempo, cerrado con una gran ocasión de Maxi Rodríguez y con la lesión de Rossi -fue sustituido por Nihat- dio paso a una segunda mitad que pudo comenzar con un nuevo gol rojiblanco: falta de Reyes que es despejada por Viera y penalti fallado por Maxi Rodríguez.

No obstante, el Villarreal parecía dispuesto a complicarse aún más su victoria: el remató de cabeza una falta botada por Simao.

Pero poco duró la alegría a los colchoneros. Pellegrini se vio obligado a mover el banquillo por culpa de las lesiones (Nihat, Josico y Cygan suplieron a los lesionados Rossi, Bruno y Fuentes, respectivamente) y el equipo ganó en frescura sin menguar en empaque.

Además, cuenta con un delantero en racha, más allá del italiano Rossi. El turco Nihat marca goles a pares y ayer repitió gesta. Primero, aprovechando un error del colombiano Luis Perea.

De nuevo con el marcador en tablas llegaba la hora de la puntilla ante un rival miedoso que no sabía si buscar el cuarto o conformarse con el empate después de ir casi siempre con ventaja en el marcador.

En esas, tras un pase perfecto de Cani a Nihat, el turco batió con clase y tranquilidad a Leo Franco y, al borde del 90, selló una victoria que vale más de tres puntos ante un rival directo en la lucha por los puestos de Liga de Campeones.

El Villarreal está arriba, a un solo punto del líder Real Madrid, y no renuncia a nada. Hacerlo, con un equipo que genera este fútbol, sería una temeridad.