Cada día se presentan cuatro quejas en los barrios de Valencia para reclamar más limpieza

Trastos y muebles amontonados junto a un contenedor. /
Trastos y muebles amontonados junto a un contenedor.

La comisión se reúne el lunes con un balance de 123 peticiones por problemas de suciedad y contenedores de basura en un mes

PACO MORENOValencia

Cada día llegan al correo electrónico del Ayuntamiento cuatro quejas acerca de la falta de limpieza de las calles. Esa es la media que se desprende del informe que ha aprobado este lunes en la comisión municipal donde se da cuenta de las sugerencias, quejas y reclamaciones. En total, 123 cuestiones sobre el mismo tema, la necesidad de mejorar el servicio.

La casuística es muy variada. Sant Francesc, Tormos y la Roqueta aparecen ya en la primera página del informe como barrios donde los residentes plantean mejoras, sugieren alternativas para la recogida o, directamente piden el refuerzo de las brigadas de barrenderos.

El dato coincide con el arranque de un ejercicio donde el Ayuntamiento destinará dos millones más que el pasado año para el barrido de las calles y la recogida de basura. En total, un presupuesto de 60,1 millones de euros para ambas partidas, una cifra insuficiente para las tres empresas encargadas del servicio, dado que solicitaron diez millones más en la revisión de precios para este ejercicio.

Esto último fue desestimado por el gobierno municipal. Fuentes cercanas a Medio Ambiente han indicado que de momento no se ha planteado un modificado al alza en el gasto. Por su parte, fuentes del sindicato Comisiones Obreras indicaron que «la situación de la limpieza en Valencia no es buena, pero porque se arrastra desde hace años por los recortes en el presupuesto».

Las mismas fuentes comentaron que «el problema es enfocarlo todo desde el punto de vista económico», para recordar que antes de la adjudicación de la actual concesión, pidieron que el servicio dejara de prestarse en concesión.

Por su parte, desde Medio Ambiente subrayaron que se ha vuelto a baldear en los barrios, una práctica que se había recortado los últimos años. Fuentes sindicales comentaron el compromiso en algunas contratas de cubrir con contratos temporales las bajas por enfermedad y vacaciones.

Otro de los apartados que destaca se centra en las deficiencias detectadas en los jardines, con 81 casos de zonas verdes donde los vecinos reclaman mejoras. Al igual que el apartado anterior, están muy repartidos por todos los distritos.

Cada una de las quejas se entregan en los servicios municipales, lo mismo que ocurre con las llegadas del Síndic de Greuges y el Defensor del Pueblo. En total se han recibido 533 correos, donde el capítulo más abundante sigue siendo la disconformidad con las decisiones municipales, donde se alcanzan las 197 interpelaciones.

Las deficiencias en la vía pública, con 74 peticiones, se sitúa en tercera posición en el ranking de reclamaciones. El servicio de reparación de 72 horas es el encargado de tramitar buena parte de estas intervenciones, consistentes en arreglos en aceras y calzada.

El alcalde Joan Ribó se reunió recientemente con los responsables de la oficina Ocoval, con el propósito de mejorar los canales de información que llega desde los vecinos. Además de los correos electrónicos, también se encuentra el teléfono de información municipal 010 y los registros de entrada en las juntas municipales y el Consistorio.

La intención es mejorar el tiempo de respuesta a las peticiones, una de las utilidades que ofrece la comisión de quejas y sugerencias. Los ediles pueden evaluar los servicios que tienen más «presión» por parte de las peticiones vecinales, en el caso de Valencia limpieza y mantenimiento de jardines, que despuntan por delante de las demás.

 

Fotos

Vídeos