Los vecinos de Cruz Cubierta saldrán de nuevo a la calle en protesta contra el botellón

Los residentes de las fincas situadas entre el bulevar sur y la calle San Vicente volverán a colgar pancartas en los balcones

I. DOMINGO

La historia se repite. Los vecinos del barrio de la Cruz Cubierta volverán a salir a la calle para protestar contra el botellón y el ruido nocturno y reclamar así «el derecho a descansar». Será el viernes 8 de mayo, coincidiendo con el inicio de la campaña electoral. O por lo menos es la fecha que plantea la asociación de vecinos San Vicente Mártir-Bulevar sur tras la asamblea celebrada en la noche del jueves.

«La situación es insostenible», aseguró ayer el presidente de la entidad, Elías Sánchez, quien relató que las peleas de los jóvenes que frecuentan la discoteca ubicada en la calle San Vicente son frecuentes durante los fines de semana a altas horas de la madrugada. De hecho, los residentes incluso se plantearon la creación de patrullas vecinales, algo que han descartado por el momento por temor a enfrentamientos.

Por ello, decidieron convocar una nueva protesta contra el botellón, que se sumará al regreso de las pancartas en los balcones, de forma que «sean más visibles todavía». De hecho, aún pueden verse algunos carteles en las fincas próximas a la discoteca, próxima a los aledaños de la antigua cervecera Turia.

Ya a finales del año pasado los vecinos de esta zona del barrio de la Cruz Cubierta convocaron otra manifestación. En esta ocasión, de madrugada y en silencio para que pudieran verla los jóvenes que practican el botellón. Los residentes criticaron entonces la pasividad de la Policía Local para frenar las concentraciones de gente, que ahora también se han extendido a otras zonas del barrio como las calles Primero de Mayo o Rambleta, próxima a las vías del tren, donde acuden con los coches y la música alta.

Desde la asociación han criticado en varios ocasiones que el botellón acaba en vandalismo callejero hasta bien entrada la mañana. «Destrozo de jardines, contenedores volcados, sustracción de papeleras, vómitos, meadas y botellas rotas en todo el barrio» son algunas de las consecuencias de este problema que sufren en la Cruz Cubierta, a pesar de que han formado parte del programa 'Viu la nit' impulsado por la Concejalía de Juventud.

Unos problemas que llevaron a que, hace unos meses, los vecinos decidieron pagar de su bolsillo el cierre de un pasaje interior entre dos fincas para evitar que los jóvenes se refugiaran en él durante la noche.

 

Fotos

Vídeos