Cortina, la fantasía hecha arquitectura

Cortina, la fantasía hecha arquitectura

El Colegio de Aparejadores expone la obra de uno de los representantes más singulares del modernismo valenciano

PACO MORENOValencia

Como el reino de Camelot. De esa manera tan acertada definen los comisarios de la exposición, Jorge Girbés y Ernesto Faubel, el universo del arquitecto José María Manuel Cortina (1868-1950), que puede contemplarse hasta este viernes en la sede del Colegio de Aparejadores, en el número 42 de la calle Colón.

El arquitecto tuvo una enorme influencia en Valencia, donde trabajó en el ayuntamiento precisamente en la época que se diseñó el primer Ensanche. Su familia era propietaria de varias parcelas en la zona, por lo que tuvo ocasión de dar rienda suelta a su imaginación en algunas edificaciones de la zona situada entre la calle Colón y la Gran Vía Marqués del Turia.

Considerado un "genio del modernismo arquitectónico" por los autores de la exposición, destacan los dragones esculpidos que trepan por las fachadas o las gárgolas del más puro estilo modernista. Cortina asistió a la Escuela de Arquitectura de Barcelona y tuvo entre sus profesores a Doménech i Montaner y Puig i Cadafalch, nombres decisivos en el Ensanche de Barcelona.

La exposición está compuesta por 24 paneles con imágenes, planos, detalles y textos que divulgan el lenguaje singular de este genio valenciano en edificios de Valencia, así como villas y palacetes en las localidades cercanas de Bétera y Paterna. La exposición muestra obra existente y desaparecida, con su mezcla de estilos ornamentales que incluye motivos bizantinos, barrocos, clásicos, islámicos y grandes referencias a la fabulación medieval, como sus característicos dragones alados.

En Valencia tiene edificios en la calle Sorní, en la calle Caballeros y en otras zonas. Además, propuso un plan de recuperación de la Lonja y un vaciado del entorno que por fortuna no llegó a realizarse. Otro de sus proyectos fallidos fue el de la prolongación de la calle de la Paz. La entrada trasera de carruajes del Colegio del Patriarca también salió de su lápiz.

Fue arquitecto municipal en Paterna, Gandia, Valencia y Teruel. En todas las ciudades dejó obra realizada, así como restauraciones de monumentos. La muestra cuenta con la colaboración de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación y el Consorcio de Museos de la Generalitat. Puede visitarse de 8.30 a 13.30 horas hasta el viernes, cuando también podrá verse de 17.00 a 19.30 horas.