Síes, noes y premios

Juan Goytisolo. /
Juan Goytisolo.

Goytisolo aceptó el Cervantes del que había renegado y 'Colita' y Jordi Savall rechazaron los nacionales de Música y Fotografía

MIGUEL LORENCIMadrid

El Cervantes 2014 es para. . José Ignacio Wert anunciaba el pasado 24 de noviembre el nombre del ganador del premio mayor de literatura en español. Tras un silencio, el ministro pronuncia el nombre de Juan Goytisolo y los informadores cruzan miradas de desconcierto. El ministro distiende el gesto y explica con media sonrisa que el escritor barcelonés "acepta el galardón y está muy satisfecho". No tendría Wert que sufrir el bochorno de afrontar el primer rechazo en cuatro décadas al más alto galardón institucional. Y es que Juan Goytisolo (Barcelona, 1931) había renegado del Cervantes muchos años antes y cabía contar con su desdén, a pesar de haber aceptado en 2006 el Nacional de las Letras.

anuario

El autor de 'Makbara' o 'Pájaro que ensucia su propio nido' dejó muy claro en 2000 que no aceptaría un premio al que entonces era ya candidato recurrente y que merecía sin duda. "No soy un bien nacional y no aceptaría en ningún momento ser premio Cervantes o Príncipe de Asturias. No me interesa. No me veo vestido de académico, estrechando la mano al Rey y rodeado de personalidades del mundo oficial. Sería para mí una tortura", declaró entonces. Se despachó a gusto contra una cultura oficial "putrefacta y víctima del amiguismo". "Si recibo un honor me inquieto y dudo de mí mismo; si me declaran persona non grata sé que tengo razón" dijo.

Pero el escritor barcelonés afincado en Marrakech faltó a su palabra y con su aceptación libró a Wert de un nuevo desaire en un año aciago con dos sonoros rechazos a otros tantos Premios Nacionales, el de Fotografía y el de Música que se negaron aceptar semanas antes la fotógrafa Isabel Steva Hernández, 'Colita', y el músico Jordi Savall.

Tanto Savall como 'Colita' sí dieron razón de su rechazo del galardón institucional y su dotación, 30.000 euros que revierten de nuevo al erario público. Goytisolo se blindó en el silencio. No respondió al teléfono ni a su hermano Luis, escritor, académico y candidato como él al Cervantes, el más prestigioso galardón de las letras hispanas, dotado con 100.000 euros.

"No me apetece salir con usted en la foto sr. Wert", espetó 'Colita' en la carta que remitió al ministro, el peor valorado y más impopular del Gabinete, con una nota de 1,47 en el barómetro del CIS. Aseguró la veterana fotógrafa sentir "pena, vergüenza y dolor de corazón" por la situación de la cultura y la educación.

El músico, compositor, director y virtuoso de la 'viola da gamba' Jordi Savall, gran autoridad en música antigua y medieval, renunció al Nacional de Música como expresión de su "desacuerdo" con la política cultural de Wert. Denunció el "dramático desinterés" y "la grave incompetencia" en "la defensa y promoción del arte y de sus creadores" de la Administración. En su carta a Wert culpó al Estado de "menospreciar a la inmensa mayoría de músicos que con grandes sacrificios dedican sus vidas a mantener vivo el milenario patrimonio musical hispánico".

Un año antes el escritor y académico Javier Marías rechazó el Nacional de Narrativa y los 20.000 euros de dotación "por coherencia" y porque aceptar dinero público le "parecería una sinvergonzonería". Dijo este año que haría lo propio si se le concediera el Cervantes.

Antes que Marías, el controvertido artista Santiago Sierra rechazó en 2010 el Nacional de Artes Plásticas, con Ángeles González-Sinde al frente de Cultura. Arguyó Sierra que los premios se conceden "a quien ha realizado un servicio, como por ejemplo un empleado del mes". Rechazó "por sentido común" el reconocimiento "de un Estado que pide a gritos legitimación ante un desacato sobre el mandato de trabajar por el bien común, sin importar qué partido ocupe el puesto".

Fotos

Vídeos