Los vecinos de las partidas rurales claman por la falta de transporte público

Imagen de archivo del acceso a la partida rural El Rebolledo, en Alicante. / dani madrigal
Imagen de archivo del acceso a la partida rural El Rebolledo, en Alicante. / dani madrigal

Más de 8.000 alicantinos denuncian que el servicio es escaso o inexistente y 19 asociaciones se manifestarán el próximo 20 de octubre

EP/C. C.ALICANTE.

Los miles de ciudadanos de las partidas rurales de Alicante denuncian estar prácticamente incomunicados en lo que al transporte público se refiere. Casi una veintena de asociaciones han convocado una concentración el próximo 20 de octubre para reivindicar la activación de forma inmediata del taxi rural -paralizado desde hace un año-, el bus de línea y transporte a institutos y a la universidad. Los residentes aseguran que disponen de un servicio «deficitario e incluso inexistente».

La concentración, convocada a las 12.00 horas en El Moralet, se espera multitudinaria, según informó ayer la plataforma 'Transporte rural ya', que subraya que ya han registrado una queja ante el Síndic de Greuges y que están pendientes de reunirse con el alcalde de Alicante y la subdelegada de Gobierno en la provincia, aunque no tienen fecha.

Según denuncian, unas 8.000 personas empadronadas en las partidas rurales disponen de un servicio muy deficitario de transporte público, inexistente en El Moralet, la más poblada. «Son cientos de jóvenes y adolescentes sin carné de conducir, personas mayores que se ven obligadas a abandonar el campo por la imposibilidad de ponerse al volante, y adultos de todas las edades que no tienen carné o vehículo por cualquier razón», lamentó la entidad.

Además de pedir que se reactive el servicio del taxi rural, exigen mejores horarios en los autobuses de línea y transporte escolar con plazas para estudiantes de bachillerato y universidad. «El alumnado de secundaria pierde su derecho a plaza de transporte cuando termina la educación secundaria y la conselleria no tiene en cuenta ni la distancia ni la ausencia de asfalto, aceras o alumbrado», criticaron, para añadir que, en algunos casos, «el instituto se encuentra a más de 20 kilómetros ida y vuelta de los domicilios y es materialmente imposible desplazarse a pie o en bicicleta». Como ejemplo, citan que en Rebolledo el trayecto a la UA en autobús dura más de dos horas. En Moralet, el autobús del IES Haygón empieza su ruta a las 6.50 horas.

La plataforma sostiene que el Ayuntamiento «se escuda injustificadamente» detrás del informe negativo del interventor sin haber alegado en ningún momento, sobre todo al no tratarse de cuestiones económicas sino de plazos, «ya que sugiere esperar a la renovación del contrato del transporte público». Advierten que no están dispuestos a esperar más sin ninguna alternativa provisional. A la ausencia de transporte se unen muchas otras deficiencias de servicios públicos de prestación obligatoria por el Ayuntamiento en «como el asfaltado, alumbrado, limpieza o alcantarillado», señalaron.