Los vecinos del centro de Alicante, indignados con el edil Manolo Jiménez

Gente caminando por la calle Castaños, una de las zonas de ocio del centro de Alicante. / álex domínguez
Gente caminando por la calle Castaños, una de las zonas de ocio del centro de Alicante. / álex domínguez

Señalan al concejal de Ocupación de la Vía Pública por no encontrar soluciones al problema del ruido y aseguran temer por su seguridad

C. C.ALICANTE.

La convivencia de los residentes del centro de Alicante con las zonas de ocio nocturno y diurno de esta zona de la capital es un problema sin solución que ya se está prolongando demasiado en el tiempo. Los vecinos están indignados con el Gobierno municipal. Si en la etapa de Echávarri acusaron al Ayuntamiento de posicionarse del lado de los hosteleros, ahora señalan al concejal del PP Manolo Jiménez, responsable de Ocupación de la Vía Pública, al que acusan de carecer de formación y de actuar por impulsos y sin conocimiento de causa.

«Que nos hagan pasos subterráneos, a jóvenes y mayores, para que podamos deambular. Así dejaríamos todo el espacio público libre para que lo puedan ocupar las terrazas y mejorar su productividad», ironiza en un comunicado público la asociación de Vecinos Centro Tradicional. Su presidenta, Alcázar Moreno, asegura que las concejalías del Ayuntamiento de Alicante están descoordinadas mientras los residentes esperan una solución. «La degradación de la zona centro con el excesivo consumo de alcohol en la vía pública lo ha convertido en un lugar inhóspito para la convivencia ciudadana», reza el comunicado de la asociación de vecinos. Critican que el Centro Tradicional carezca de zonas verdes, bancos o juegos infantiles. «En este entorno sólo tiene cabida el ocio, con una actividad molesta y perjudicial para la salud de las personas por el excesivo ruido».

Lo cierto es que uno de los retos del Gobierno de Alicante -coalición entre PP y Cs- es erradicar el botellón. Para ello se ha recuperado la Unidad Fox de la Policía Local, que vigila precisamente que se cumpla la ordenanza de la vía pública. Pero estas medidas no parecen ser suficientes para los vecinos, que creen haber perdido la batalla ante el sector del a hostelería. «El Ayuntamiento no tiene ningún proyecto para el Centro Tradicional de la ciudad de Alicante. Las concejalías ignoran y no prevén las consecuencias graves que tiene para los vecinos su descoordinación», insisten en el comunicado.

Pero no sólo del ruido se quejan los residentes, también temen por su seguridad. Mantienen que la zona centro de la capital alicantina se ha convertido en un lugar «muy peligroso» y que algunos residentes han sufrido actos vandálicos y agresiones físicas que han sido denunciadas en los juzgados.

La asociación Centro Tradicional invita al concejal Manolo Jiménez a comprobar en persona la veracidad de sus denuncias ocupando una vivienda de la calle Castaños a partir de las nueve de la noche hasta el día siguiente, «así podrá empatizar con nuestras reivindicaciones».