Vacían la cuenta bancaria y roban todas las joyas de la anciana que cuidaban

La policía detiene en Elche a una pareja que se habría apropiado de 7.000 euros tras ganarse la confianza de la víctima

EFE ALICANTE.

La Policía Nacional detuvo en Elche a un hombre y una mujer como presuntos autores del robo de joyas y dinero, también por vaciar la cuenta bancaria de la señora a la que cuidaban, tras ganarse su confianza durante un año.

Las pesquisas se iniciaron por la denuncia de la víctima tras comprobar cómo sus cuentas bancarias habían sido parcialmente vaciadas -faltaban 7.000 euros- y que además le habían sustraído varias joyas. Los investigadores iniciaron diligencias para identificar a los presuntos autores, centrando sus sospechas en el entorno de la víctima, ya que el domicilio en el que habían desaparecido las joyas no presentaba signos de haber sido forzado en ninguno de sus accesos. Dada la dificultad para seguir el rastro del dinero en efectivo, los investigadores se centraron en localizar las piezas de joyería robadas. Encontraron la venta de varios lotes de joyas que habían sido traspasados meses antes de la denuncia y cuyas descripciones casaban a la perfección con las relatadas por la víctima en su denuncia. Debido al tiempo que había pasado, las joyas ya habían sido fundidas por el establecimiento que las compró, si bien, los investigadores consiguieron fotografías de las mismas y de ese modo pudieron ser reconocidas por la víctima como de su propiedad.

Con las pruebas recogidas, los agentes identificaron al vendedor de las joyas y a uno de los presuntos autores del robo de las mismas, por lo que procedieron a su detención junto a su pareja, que fue finalmente quien reconoció que había realizado las extracciones monetarias fraudulentas por valor de 7.000 euros. Los dos arrestados, de nacionalidad española, fueron acusados de un delito de hurto en domicilio.

También en Elche, un joven de 18 años ha sido condenado a 16 meses de retirada de carnet y multa de mil euros por conducir un coche por las calles de la ciudad haciendo derrapes temerarios con el consiguiente peligro para viandantes y otros conductores. Según los testigos, el conductor dio numerosas vueltas haciendo derrapar el vehículo, con un evidente riesgo para todo aquel que se encontraba a su alrededor.