Los trabajadores de las prisiones explotan contra el Gobierno central

La plataforma 'Tu Abandono Me Puede Matar' con funcionarios de Fontcalent y Villena, en una reciente concentración. / c. c.
La plataforma 'Tu Abandono Me Puede Matar' con funcionarios de Fontcalent y Villena, en una reciente concentración. / c. c.

Lamentan la precariedad laboral que padecen con agresiones de presos todas las semanas y aseguran que Interior les censura y silencia

C. CUENCAALICANTE.

Los trabajadores de las cárceles de la provincia claman contra el Gobierno central por una mejora en sus condiciones laborales. Denuncian que en las prisiones de Fontcalent y Villena padecen agresiones por parte de los presos todas las semanas. Algunas, incluso, de carácter sexual, como la que sufrió una funcionaria del Hospital Psiquiátrico de Alicante el pasado 1 de mayo. La asociación 'Tu Abandono Me Puede Matar' está llevando a cabo distintas manifestaciones en los últimos meses, como la del pasado viernes frente la Subdelegación del Gobierno de Alicante. Aseguran que el Ejecutivo no les escucha y, además, que persigue a los que alzan la voz.

Marcos Luaces, funcionario en la prisión de Fontcalent y subcoordinador de la asociación en la asamblea de la prisión alicantina, explica que, al margen de la precariedad laboral, ahora también sufren la persecución del Gobierno cuando protestan. A Enrique Rodrigo, portavoz a nivel nacional de 'Tu Abandono Me Puede Matar', se le ha abierto información reservada con un posible expediente disciplinar. «Le persiguen por ser portavoz», explica Luaces desde Alicante, que además añade: «Yo me estoy arriesgando con estas declaraciones a que me abran un expediente disciplinario».

Los funcionarios de la prisión de Fontcalent explican que la cárcel es muy antigua y sus instalaciones están degradadas. Falta un 30 por ciento de la plantilla por distintos motivos y, en resumen, hay demasiados presos para pocos trabajadores. «En el Hospital Psiquiátrico faltan psiquiatras, médicos y enfermeros», añade Luaces. Otra de sus reivindicaciones tiene que ver con que estos funcionarios no estén considerados agentes de la autoridad, con lo que no son respetados por los internos. «Pegarnos les sale gratis», añade el trabajador de la prisión alicantina.

El pasado viernes se concentraron frente a la Subdelegación del Gobierno en Alicante para recordar al Ejecutivo, entre otros aspectos, que el 1 de mayo una trabajadora de Fontcalent sufrió una agresión sexual por parte de un reo y todavía no han sido escuchados por parte de Araceli Poblador -subdelegada del Gobierno-. «No es la primera vez que pedimos una reunión y todavía no hemos recibido ninguna respuesta», destacó el viernes uno de los funcionarios.

«A Enrique Rodrigo es el tercer trabajador de esta asociación al que se le abre un expediente por querer ofrecer información. Lo único que hace es denunciar las pésimas condiciones de los presos y la precariedad de los trabajadores», lamentó Luaces. Los funcionarios también reclaman al Ministerio de Interior que invierta en más formación para los trabajadores.