PP y Cs suscriben el pacto en la Diputación

Fachada del Museu Escolar de Pusol, en Elche, lugar escogido para la firma entre PP y Ciudadanos. / LP
Fachada del Museu Escolar de Pusol, en Elche, lugar escogido para la firma entre PP y Ciudadanos. / LP

La rúbrica de la firma se hizo en el Museu Escolar de Pusol, en Elche, donde las dos formaciones afirmaron querer fortalecer la provincia de Alicante

EPALICANTE.

El Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs) firmaron ayer el acuerdo de legislatura para gobernar la Diputación de Alicante con el objetivo de «fortalecer» la Comunitat Valenciana a través de la provincia y de servir de «dique» en defensa de la «libertad educativa y personal».

El fin lo expusieron representantes de sendos partidos políticos, que comentaron, además, la necesidad de «vertebrar» la provincia mediante el relanzamiento de las oficinas comarcales.

A la ceremonia de la firma asistieron, entre otros, el próximo presidente provincial, el 'popular' Carlos Mazón, y el síndic de Ciudadanos, Toni Cantó.

Toni Cantó busca la transparencia «para que cada euro sea bien tratado»

Mazón puso de relieve que la rúbrica se haya realizado en el Museu Escolar de Pusol, en Elche, y se refirió a la ciudad ilicitana como «capital económica e industrial» de la provincia al tiempo que resaltaba su proyección internacional con sus elementos Patrimonio de la Humanidad: el Palmeral Histórico, el Misteri y el propio Museu de Pusol.

Carlos Mazón explicó también que «durante estos días», desde que se anunció el acuerdo el pasado junio, «se ha reflexionado largo y tendido» y detalló a este respecto que en el documento firmado se han volcado los deseos de ambos partidos.

El dirigente 'popular' pidió hacer «más fuerte» la provincia de Alicante para fortalecer la Comunitat Valenciana, ya que «lo contrario no nos viene nada bien». Para lograrlo, Mazón aseguró a los presentes que las dos formaciones se han dejado «apartados algunos matices» y que se han centrado en aquello que «une» a los dos partidos.

Entre sus objetivos, habló de fomentar «la transparencia y la ética y la vertebración de la provincia», pero también de relanzar las oficinas comarcales, coordinar los programas de obras; impulsar la cultura y ser el «dique» por «la libertad educativa y personal».

A su juicio, se tratará de una «etapa apasionante» porque se abre una «de las legislaturas con más expectativas en todos los sentidos» y para la que «tanto PP y Cs, nos sentimos con la suficiente fuerza para afrontar este reto».

Por su parte, preguntado por si ya ha repartido competencias entre sus diputados, Carlos Mazón señaló que la decisión definitiva se conocerá «entre el lunes y martes» porque, según el próximo presidente provincial, es necesario tener «un proceso de reflexión interno».

Lo que sí se atrevió a precisar es que posiblemente habrá modificaciones en las denominaciones de las áreas y en cómo «se coordinan las áreas entre sí».

La intención del dirigente 'popular' es buscar «la mejor Diputación posible». Y continuó recalcando que se pretende encontrar la mayor «eficacia en la gestión».

Ejemplos

Por su parte, Toni Cantó, síndic de Cs, justificó la decisión de su partido de dar la Diputación al PP en que tenían «muy claro» que no podían estar «al lado» de un PSPV -partido más votado en la provincia -, que «se echaba a los brazos del nacionalismo -Compromís- y el populismo -Podemos-.

Cantó defendió que frente «a la vergüenza» de los «tiras y aflojas» para ocupar despachos y cargos, que según el representante naranja se han producido en la negociación del Consell, en la Diputación PP y Cs han hablado de «políticas y tratar con seriedad a los alicantinos».

Además, valoró como áreas «muy importantes» Infraestructuras y Cultura, que quedarán en manos de Cs y que para Cantó servirán para «dar ejemplo de cómo hacer las cosas». Además, sostuvo que se «exprimirá cada euro» para poner en valor la «creación de riqueza y empleo» y afirmó que se «profesionalizará» la gestión de los recursos para destinarlos a los municipios pequeños y medianos y no para «premiar al alcalde de mi partido».

Asimismo, puso en valor la creación de un Observatorio de la Transparencia que trabajará en la Diputación y que quiere ser «un filtro para que cada euro sea bien tratado». Toni Cantó aseguró que se quiere dar «un ejemplo» de cómo entiende Cs que se deben «gestionar las cosas» y puso de ejemplo lo que está haciéndose en Andalucía, «desmontando chiringuitos y levantando alfombras».

Cumplimiento

Preguntados por el medio millón de euros que el grupo provincial del PP del mandato que termina destinó al partido y que, según varios medios no ha justificado, el futuro presidente provincial, Carlos Mazón, señaló que hasta donde sabe se ha cumplido de manera «absoluta y escrupulosa» con la normativa.

En cualquier caso, dijo que no tiene «autoridad moral, política o jurídica» para pronunciarse al respecto. Por su parte, su socio Toni Cantó rechazó comentar una cuestión que, según él, no forma parte de sus competencias. Pero sí recalcó que una de sus «obsesiones» es «llevar a cabo un gran trabajo en transparencia» sobre lo que tenga que ver con «cada euro y recurso».

Los rumores que señalaban al PP por uso fraudulento de las arcas públicas en anteriores mandatos los utilizaron miembros de Compromís para presionar a Cs, que finalmente hizo caso omiso a las continuas críticas que provenían desde la bancada de izquierdas.

Gerard Fullana, portavoz de Compromís, aseveró hace unos días que «no tiene ningún sentido que un partido que en su programa incluya la disolución de las diputaciones y la regeneración democrática sostenga a a otro que simboliza todo aquello que no es bueno de las diputaciones, como el clientelismo o la opacidad en la gestión».

A pesar de los avisos de alarma hacia Cs para que no pactara con el PP, la formación naranja acabó firmando ayer el acuerdo.