Sindicatos exigen paralizar la apertura de la Unidad de Madres de Fontcalent

Trabajadores de la cárcel de Fontcalent se manifiestan a las puertas de la institución penitenciaria en imagen de mayo de este año. / LP
Trabajadores de la cárcel de Fontcalent se manifiestan a las puertas de la institución penitenciaria en imagen de mayo de este año. / LP

La Junta de Personal considera que se trata de «una irresponsabilidad» debido a la falta de plantilla y pide priorizar en la «seguridad»

EPALICANTE.

La Junta de Personal de los Servicios Periféricos de la Administración General del Estado de Alicante, integrada por los sindicatos CSIF, CCOO, Acaip-UGT y CGT, denunció ayer en rueda de prensa que la inminente apertura de la Unidad de Madres 'Irene Villa' de la cárcel de Fontcalent supone «una irresponsabilidad y un riesgo para trabajadores, madres y los menores de tres años».

En la rueda de prensa, en la que estuvieron presentes el presidente de la Junta de Personal, José Luis García Valencia (CSIF), Mercedes García González (CCOO) y Joaquín M. Leiva Pardo (Acaip-UGT), exigieron paralizar la apertura de esta Unidad hasta que no se dote al centro penitenciario de «los medios humanos y materiales» que necesita para poder atender correctamente a las internas y sus hijos.

Los representantes de los sindicatos reclamaron, además, priorizar «la seguridad en el centro» con la apertura del módulo de aislamiento en el que «se atienda a los internos más conflictivos». Actualmente, Fontcalent cuenta con una galería destinada provisionalmente a este uso, que, según denuncian, es «totalmente inoperante».

Respecto al déficit de personal, destacaron que, «según los datos facilitados por la propia dirección del centro, el déficit de personal es de 57 funcionarios sobre una plantilla que debería ser de 322 y 5 trabajadores sobre un total de 33». Alertaron de que el 72% de este déficit es en el área de interior y de que faltan 41 efectivos en el de vigilancia.

Estos datos oficiales «son alarmantes, pero están desfasados», ya que «se han atendido servicios sin ampliar la plantilla». Ante el «caos» en el que está sumida la prisión de Fontcalent, explicaron que la Junta ha aprobado solicitar con carácter de urgencia «el cese del director de la cárcel por no saber gestionar el centro correctamente».