Salvan la vida a un hombre que se había cortado en un brazo con una radial

Los agentes que participaron en la operación visitaron a la víctima en el hospital. / lp
Los agentes que participaron en la operación visitaron a la víctima en el hospital. / lp

Dos agentes de la Policía Local realizan un torniquete a un trabajador que se desangraba ante sus vecinos

EP / C. C. ALICANTE.

Un grupo de agentes de la Policía Local de Alicante salvaron la vida de un hombre de 38 años que se había cortado en el brazo con una radial. Le practicaron un torniquete cuando se estaba desangrando después cortarse la arteria del brazo en un accidente. Ahora se recupera del incidente en el hospital.

Ocurrió el pasado viernes por la tarde cuando la víctima realizaba unas obras de rehabilitación en su vivienda en el barrio Virgen del Remedio. El hombre se cortó la arteria del brazo con una radial, pero la decisiva y rápida intervención policial logró evitar que se desangrara, según informó ayer el Ayuntamiento en un comunicado.

Los efectivos recibieron la alerta del 112 para intervenir en el suceso con un herido en una vivienda. Ante la gravedad de la emergencia, la Policía solicitó la intervención urgente del Grupo Operativo de Intervención Rápida (GOIR) que se encontraba patrullando en Alicante. De inmediato se personaron siete agentes y un oficial.

La víctima se encontraba en el zaguán de la primera planta del edificio. Según relataron los vecinos, se estaba desangrando y habían intentado sin éxito taponarle la herida. El herido estaba tumbado sobre un charco de sangre, presentaba una herida profunda en el brazo izquierdo y estaba muy nervioso.

Los efectivos se dividieron en varios equipos para intervenir rápido y lograr salvarle la vida. Dos agentes se centraron en estabilizar al herido, tranquilizarle y ponerlo en posición lateral. Otro policía volvió a comisionar un Samu de urgencia y otro equipo subió al inmueble para verificar el origen de las lesiones. La casa estaba en obras, con sacos de cemento, escombros azulejos y una radial.

Los agentes que estaban con el herido lograron tranquilizarlo para que no perdiera la conciencia, pero estaba muy débil y desvaneciéndose después de haber perdido más de un litro de sangre. Presentaba riesgo de fallecimiento por shock hipovolémico, por lo que dos agentes lograron taponar la herida colocando un torniquete en la altura superior del brazo afectado, decisivo para salvarle la vida.

El hombre, consciente en todo momento de la gravedad de la situación, presentaba dos heridas inciso contusas, una a la altura del antebrazo y la otra en el bíceps, y se había seccionado la arteria con la radial, herida que podría haberle ocasionado el fallecimiento si los agentes no hubieran conseguido taponarla. Cuando llegaron los servicios sanitarios intervinieron rápidamente y lo trasladaron de urgencia al Hospital General. Al día siguiente, los policías se interesaron por el estado del herido y lo visitaron en el centro sanitario.