Requisan 18.000 petardos que se iban a vender a menores

Parte del material requisado en Hogueras por la policía. / lp
Parte del material requisado en Hogueras por la policía. / lp

La policía mantiene la campaña contra la venta ilegal de productos explosivos y ayer fue descubierto un furgón con 300 cajas

EFE ALICANTE.

Uno de los retos que se ha marcado la Policía Local para estas fiestas de Hogueras es evitar la venta ilegal y ambulante de material pirotécnico, que normalmente va dirigido a menores de edad. En una de las primeras actuaciones contra esta práctica, los agentes requisaron 342 cajas con 17.840 petardos que estaban siendo distribuidos a jóvenes en el centro de la ciudad.

Según un comunicado del Ayuntamiento, las intervenciones se produjeron en las plazas de Séneca y Calvo Sotelo en el marco de un operativo de vigilancias y controles en distintos puntos de la ciudad contra la venta ambulante ilegal de petardos en zonas cercanas a los parques, hogueras y barracas.

En este dispositivo, los agentes ya han denunciado a 8 personas que se enfrentan a sanciones de entre 600 y 3.000 euros. Entre el material incautado se encuentran 'bombetas' de diferentes tamaños, 'súper masclet', 'águilas', 'cobras', 'super diablos', tracas, petardos de diferentes clases, entre otros.

El concejal de Seguridad, José Ramón González, destacó la eficacia de estos controles policiales con los que consiguen no sólo incautar el material pirotécnico sino realizar una importante tarea de inspección y prevención de accidentes relacionados con la venta ilícita de productos pirotécnicos, "sobre todo a menores de edad a los que ayer se estaban vendiendo petardos para mayores de 16 años", añadió.

Por otro lado, los especialistas de Otorrinolaringología del Hospital Quironsalud Torrevieja insistieron ayer en la importancia de respetar la distancia de seguridad durante las mascletaes para evitar la pérdida de la audición y problemas auditivos a consecuencia de las ondas expansivas de los disparos.

Seguridad ante los cohetes

Los primeros síntomas son dolor agudo, sensación de taponamiento ótico, sangrado, disminución de audición y la aparición de pitidos en el oído, detalló el grupo hospitalario en un comunicado. Durante una mascletà de Hogueras, así como en cualquier espectáculo pirotécnico, la intensidad sonora puede superar los 120 decibelios. Por tanto, si no se toman precauciones como la de guardar una correcta distancia de seguridad, pueden producirse problemas en la audición, explicó el doctor Bernardo Galvañ.

Algunos consejos para disfrutar sin riesgo de estos disparos son abrir la boca un poco antes que taparse los oídos y respetar las medidas de seguridad por muy pequeño que sea el disparo, porque «un petardo que salte y explote al lado puede ocasionar graves quemaduras», añadió el doctor. Otra recomendación importante, aunque menos conocida, es que «antes de situarnos para presenciar una mascletà, controlar la dirección del viento para evitar que el humo tome la dirección en que nos encontramos», señaló el especialista Manuel Papí. Las lesiones producidas por el ruido conllevan como secuela común la pérdida de audición. Pueden generarse por dos motivos: debidas a la onda expansiva del sonido o por la intensidad del ruido, que genera lesiones en el oído interno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos