Otra reacción hacia el campeonato

Carlos Martínez celebra el tanto de la victoria de los alicantinos ayer ante el Mestalla. / hércules cf
Carlos Martínez celebra el tanto de la victoria de los alicantinos ayer ante el Mestalla. / hércules cf

Una acción de estrategia y un penalti anotado por Carlos Martínez, que fue suplente, permiten a los de Planagumà sumar la decimotercera victoria El Hércules duerme segundo a tres puntos del Baleares después de remontar en una gran segunda parte

JUAN F. MILLÁN

El Hércules vive cómodo en el sufrimiento y en el ambiente de remontada. Los de Planagumà han saldado de manera airosa dos duelos decisivos en casa ante dos filiales como el Villarreal B y el Valencia Mestalla siguiendo un patrón parecido. Gol en contra nada más salir del vestuario, remontada y algo de zozobra en los minutos finales. Pero victorias que sirven para consolidar la candidatura herculana a algo más que la promoción de ascenso. La mejoría experimentada en esta segunda vuelta en las acciones de estrategia están impulsando al colectivo herculano en su esprint final para recuperar un liderato que dejó escapar hace varios meses.

Un gol de Jordi Escobar en los primeros compases del encuentro, cuando muchos aficionados se acomodaban en la grada tras presenciar la victoria del Lucentum en el CT, obligó de nuevo al Hércules a remar hasta llegar a la decimotercera victoria de la temporada. Un nuevo agujero en la banda de Juanjo Nieto propició un buen centro de Centelles que Samuel no pudo o no supo despejar. El delantero del Mestalla no especuló y fusiló a Falcón.

Se tardó mucho en encontrar un fútbol preciso y asociativo. Una semana más en casa, los alicantinos tuvieron que recurrir a la banda derecha con Juanjo Nieto y Alfaro para empezar a crecer en el encuentro. Sin embargo, los centros desde ese costado se escapaban uno detrás de otro sin que se concretara un remate en condiciones. El Hércules se marcharía al descanso sin los deberes hechos, pero habiendo sentado las bases de lo que podía ser la remontada en la segunda parte.

El rival, muy tibio en defensa y colista del grupo, fue una víctima propiciatoria para los de Planagumà. El equipo encontró pronto el empate y eso tranquilizó mucho los ánimos y puso en bandeja la victoria. Una gran acción de estrategia ejecutada por Chechu y Juli acabó con el tercer gol de un siempre bien colocado Pablo Íñiguez. Antes ya había avisado Chechu, que se topó con el portero Cristian.

Ahí, tras el gol, los blanquiazules se aceleraron y cometieron algún error en defensa propiciado por las prisas por alcanzar el 2-1. La entrada de Carlos Martínez por Juli fue clave para el desenlace final. Un centro desde la derecha al corazón del área desencadenó en el penalti de Fernando Román sobre Carlos Martínez. El Valencia Mestalla se quejó mucho de un posible fuera de juego del delantero herculano en el inicio de la jugada. Chechu cedió la pelota a Carlos, que certificó la remontada con un lanzamiento al centro de la portería.

Después de perdonar varias contras que pudieron significar un triunfo más holgado, el equipo volvió a sufrir; no tanto como ante el Cornellà o el Villarreal B, pero algo de inquietud sí que hubo en la grada. Con este resultado, y a la espera de los partidos de hoy, el Hércules es segundo a tres puntos del Baleares.