Puig y Barcala acuerdan reunirse periódicamente en el futuro

Luis Barcala y Ximo Puig conversan a su llegada a un acto en Alicante a finales del año pasado. / EFE
Luis Barcala y Ximo Puig conversan a su llegada a un acto en Alicante a finales del año pasado. / EFE

Los dos mandatarios quieren moverse en un «clima de colaboración y cooperación» con el fin de llevar a cabo planes de mejora en el municipio

E. P.ALICANTE.

El presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, y el alcalde 'popular' de Alicante, Luis Barcala, han acordado mantener reuniones periódicas con una frecuencia que no superará los seis meses con el fin de hacer seguimientos sobre los proyectos prioritarios e «imprescindibles» para la ciudad.

El jefe del Consell recibió ayer en audiencia al primer edil en un «clima de colaboración y cooperación». Así lo corroboraron ambas partes después de producirse el encuentro.

Al término del mismo, Barcala se mostró «satisfecho» porque hay «conexión e identidad en cuanto a lo que hay que hacer». Y continuó: «Hemos estado analizando las cuestiones que tenemos pendientes y lo prioritario es trabajar sobre lo que tenemos pendiente».

Alcalde y 'president' aseguraron tener buena conexión a pesar de las diferencias ideológicas

El alcalde alicantino recordó que en julio de 2018 ya se reunió con el 'president', cuando le expuso una serie de necesidades que había en la ciudad, con «proyectos que estaban pendientes y otros imprescindibles». Atendiendo a las palabras del alcalde del Partido Popular (PP), ayer revisaron en qué estado estaba la lista junto a otras cuestiones que fueron surgiendo.

«Para empezar, hemos acordado reunirnos periódicamente cada seis meses para hacer un seguimiento de todas las cuestiones y los proyectos. Además, para la próxima reunión, le he invitado a que sea en Alicante y lo ha aceptado», informó Barcala.

Entre las peticiones del primer edil de Alicante, destacan las del ámbito de la sanidad, en concreto «los centros de salud que hacen falta en Alicante». Al respecto, dijo que «hemos acordado establecer una hoja de ruta precisa de los pasos que ambas administraciones tenemos que dar de manera simultánea para que dentro de esta legislatura esos tres centros de salud, PAU II, Garbinet y el de Playa de San Juan, sean una realidad».

En cuanto a infraestructuras escolares, comentó que se han abordado no solo los proyectos que están dentro del Plan Edificant, sino también los que hay que plantear como necesidades y que se van incorporando a los proyectos. «Es muy importante que se agilice la revisión de los proyectos que estamos enviando desde los ayuntamientos y, en concreto, desde el de Alicante», resaltó.

«Hay casos muy importantes como el de la Cañada del Fenollar, que es de urgencia, y el presidente ha tomado nota precisa para que establezcamos una hoja de ruta muy concreta para acelerar con toda la urgencia que sea posible la ejecución de ese centro, al margen de los otros», agregó.

TRAM

Puig y Barcala hablaron también de la conexión del TRAM desde Luceros a la estación de Renfe, sobre la que hay que «pasar de la buena voluntad entre las partes a hechos concretos que la demuestren», dijo el alcalde, que aseguró que ha encontrado una buena conexión con el 'president'.

Por otra parte, Luis Barcala ha señalado que ha pedido el respaldo de Puig para «una cumbre entre administración central, autonómica y local, para la que le Ayuntamiento de Alicante se propone como sede, para hablar de financiación del Estado a las administraciones locales y a nuestra comunidad».

En este sentido, apuntó que desde Alicante se plantea «hacer un frente común de administraciones locales en la Comunitat». «No es la primera vez que lo digo, a la hora de hacer los PGE, cuando se tienen en cuenta parámetros territoriales, se tienen en cuenta solo como territorio las comunidades autónomas porque, en definitiva, son las que tienen representación en bloque en el Congreso de los Diputados, pero deberían tenerse en cuenta a nivel territorial a las administraciones locales y en concreto a las capitales».

«Ahora mismo por habitante, Alicante recibe la mitad que Valencia, Málaga o Zaragoza, lo cual no tiene justificación porque nosotros prestamos servicios a ciudadanos de toda la provincia porque tenemos la sede de las administraciones públicas, hospitales de la cual se benefician todos, y Alicante es la cuarta provincia de España en población. Ese desequilibrio termina siendo un agravio comparativo cuando se habla de financiación para gasto corriente y prestación de servicio, y para inversiones que te hacen crecer y las que te hacen generar empleo», argumentó.