Puig acusa al PP de querer «abrir la guerra del agua»

El presidente del Consell, Ximo Puig, en la cena de verano que el PSPV celebró en Dénia. / LP
El presidente del Consell, Ximo Puig, en la cena de verano que el PSPV celebró en Dénia. / LP

El presidente de la Generalitat critica a la Diputación de Alicante y a Murcia por el anuncio que hicieron respecto al trasvase Tajo-Segura

EPALICANTE.

El presidente de la Generalitat Valenciana y secretario general del Partido Socialista del País Valenciano (PSPV), Ximo Puig, ha acusado al Partido Popular (PP) de querer «abrir la guerra del agua» y ha advertido a los populares de que hacer «política partidista es un grave error y no soluciona nada».

Puig se pronunció en estos términos el pasado lunes por la noche en la tradicional cena de verano que los socialistas valencianos organizan en Dénia, después de que el jefe del Ejecutivo murciano, Fernando López Miras, y el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, avisaran de que no permitirán que «se recorte ni un solo litro de agua del trasvase Tajo-Segura».

El líder de los socialistas valencianos apuntó al respecto que mantendrá «la armonía institucional» en todo momento «con todos los responsables políticos y con todas las instituciones» y que, por tanto, no ve «ningún problema».

No obstante, el 'president' lamentó que el PP «quiera volver a abrir la guerra del agua» y subrayó que cuando los 'populares' gobernaban todas las instituciones generaron «una gran guerra que fue estéril para los intereses de los ciudadanos y de los regantes».

«Nosotros, en estos cuatro años, hemos demostrado que defendemos los intereses de los regantes de la Comunitat; que los defendemos con intensidad; que queremos que el trasvase continúe, a la vez que queremos hablar desde la racionalidad y no hacer política partidista del agua, que es un grave error», dijo Puig.

El 'president' de la Generalitat y secretario general del PSPV-PSOE recalcó que se va a trabajar «para garantizar los derechos de los regantes desde el diálogo y la firmeza, sin estridencia, porque es la vía inteligente para solucionar una situación complicada».

Respecto a la situación política nacional, Ximo Puig afirmó que comienza un curso «muy condicionado» por la política española, y se mostró esperanzado en que «cuanto antes haya un acuerdo y no se repitan las elecciones». «Por eso debemos pedir a todos los partidos políticos que tomen conciencia de esta situación», aseveró.

El secretario general de los socialistas valencianos destacó el «gran esfuerzo» que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, «está haciendo para presentar un programa progresista». «Lo que corresponde es llegar a un acuerdo desde las diferencias que hay», reiteró, tras poner como ejemplo a la Comunitat, «donde se ha visto que es posible y, por tanto, en España también se puede, aunque las circunstancias sean diferentes».

Puig, para quien la cena de los socialistas valencianos es un día de «confraternidad, de fiesta y de reconocimiento a los compañeros y compañeras que han conseguido otra vez que el partido socialista sea la primera fuerza política de la Comunitat», destacó «la gran responsabilidad» del PSPV «tras ser la fuerza más votada después de 30 años, tanto en la Comunitat como en la provincia de Alicante». «Tenemos que administrar esta mayoría desde la responsabilidad y desde la humildad», subrayó, al tiempo que apuntó que se trata de una legislatura en la que hay que «afrontar la fractura social que vivimos y apostar por superar las desigualdades que sufren muchos ciudadanos».

Defensa «clara e inequívoca»

El portavoz del gobierno de la Diputación de Alicante, Adrián Ballester (PP), exigió ayer al 'president' de la Generalitat y líder del PSPV, Ximo Puig, la defensa «clara e inequívoca» del trasvase Tajo-Segura. Para ello, aseguró que la corporación provincial «mantiene la mano tendida» al Consell en la reivindicación conjunta con Murcia.

Así lo comentó en respuesta a la afirmación de Puig de que el PP quiere «abrir la guerra del agua».

El 'popular' calificó, además, de «desafortunadas» las palabras del jefe del Consell, tras el acuerdo alcanzado este lunes entre el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, y el de la Región de Murcia, Fernando López Miras. Ambos dirigentes del PP coincidieron en la necesidad de hacer frente común a «la decisión del Ministerio de Transición Ecológica de excluir a los regantes alicantinos y murcianos de las decisiones que se tomen en la Comisión de Explotación del trasvase Tajo-Segura».

En este contexto, el diputado puntualizó que «la 'guerra del agua' la han reabierto los compañeros socialistas de Puig: el Gobierno central y Castilla-La Mancha».

«El trasvase Tajo-Segura es una infraestructura fundamental e indiscutible para el desarrollo de la provincia de Alicante; por eso, exigimos a Puig la defensa clara e inequívoca del trasvase», recalcó el portavoz de la Diputación de Alicante.