El Puerto aprobará en abril el proyecto para las naves cerradas de carga

Panorámica de la zona de carga y descarga de mercancías en el puerto de Alicante. / a. d.
Panorámica de la zona de carga y descarga de mercancías en el puerto de Alicante. / a. d.

El presidente de la APA explica que la actividad con graneles al aire libre no es la única causa de los problemas de contaminación

EFE ALICANTE.

La Autoridad Portuaria de Alicante (APA) última la evaluación técnica del proyecto para la construcción de una terminal específica para la carga y descarga de graneles en nave cerrada con la intención de aprobarlo de manera definitiva a principios de abril.

Así lo anunció ayer el presidente de la APA, Juan Antonio Gisbert, en un encuentro informativo en el que señaló que, a partir de entonces, se podrá iniciar el trámite de petición de licencia de obra en el Ayuntamiento de Alicante y la correspondiente autorización de emisiones a la atmósfera que debe conceder la Conselleria de Medio Ambiente.

Gisbert recalcó que, en realidad, no se producirán emisiones de partículas puesto que el movimiento de materiales pulverulentos -los graneles- se organizará a cubierto. Sin embargo, apuntó que ese requisito sigue siendo necesario para que la terminal pueda entrar en funcionamiento.

El consejo de administración de la APA adjudicó el pasado julio la concesión de terrenos del muelle 17 a la multinacional de origen francés, Eiffage, para la construcción de una terminal específica para la estiba de graneles, a cambio de su explotación por un plazo de 30 años. La compañía presentó una propuesta en la que preveía una inversión de 8 millones. De acuerdo con sus cálculos, la empresa concesionaria podría estar en disposición de comenzar las obras a lo largo del mes de junio, dada la predisposición de todas las administraciones implicadas en dar una solución sostenible para el desarrollo de la estiba de graneles.

En esta línea, Gisbert insistió en que hasta ahora todas las mediciones disponibles certifican que se cumplen los parámetros de emisiones a la atmósfera establecidos en la legislación. Así, recordó que el informe encargado por la Autoridad Portuaria a la Universidad de Alicante (UA) para completar esa labor de análisis y control también evidencia que en las muestras de aire captadas en el entorno del recinto portuario no sólo se detecta la presencia de partículas asociadas a la propagación del polvo generado por el movimiento de graneles, sino que también se encuentra la presencia de sal marina o de otras fuentes de contaminación, como la circulación de vehículos, ajenas al puerto.

En cuanto al proyecto para la instalación de seis primeros depósitos para el almacenamiento de combustible en la terminal de mercancías que explota Terminales Marítimas del Sureste, Gisbert señaló que se siguen estudiando las más de mil alegaciones presentadas frente a la modificación de esa concesión, necesaria para dar cabida a la propuesta que promueve la empresa XC Business 90.