El primer pleno de la legislatura aprueba subir los sueldos de toda la corporación

Instante de una votación durante el pleno celebrado ayer en el Ayuntamiento de Alicante. / l. p.
Instante de una votación durante el pleno celebrado ayer en el Ayuntamiento de Alicante. / l. p.

La abstención de Vox permite a PP y Cs sacar adelante la medida a pesar de los votos en contra de PSOE, Unides Podem y Compromís

EFE / C. C.ALICANTE.

El primer pleno con la nueva corporación municipal del Ayuntamiento de Alicante aprobó ayer el régimen retributivo de los 29 concejales, en el que se recoge una propuesta de incremento salarial de entre un 5 y un 10 por ciento tanto para los representantes del equipo de gobierno como para los de la oposición.

En función de esa propuesta, los ediles a cargo de concejalías y los portavoces de PSPV-PSOE, Unides Podem EU, Compromís y Vox percibirán un aumento del 10 por ciento respecto a las cantidades establecidas en el mandato precedente, mientras que el resto de los munícipes ingresará un 5 por ciento más. El acuerdo prosperó en la sesión por mayoría simple con el voto a favor de los 14 concejales que comparten responsabilidades de gobierno: los nueve representantes del Partido Popular y los cinco de Ciudadanos.

Por su parte, los nueve ediles del PSPV-PSOE, los dos de Unides Podem EU y los dos de Compromís votaron en contra. Los dos regidores de Vox, por último, se decantaron por la abstención, lo que hizo posible que la propuesta saliera adelante.

En el debate, tanto la portavoz de Cs, Mari Carmen Sánchez, como su homóloga del PP, Mari Carmen de España, defendieron que el incremento retributivo supone una actualización, después de que el Ayuntamiento de Alicante hubiese superado las dificultades económicas en las que se encontraba hasta el pasado mandato, cuando se pudo cancelar el plan de ajuste al que se encontraba sometido desde 2012. Ambas coincidieron en señalar que se proponía una subida media del 7,5 %, de modo que no se llegaba a recuperar la rebaja del 15 % que acordó el ya extinto tripartito -PSOE, Guanyar y Compromís- en el arranque del mandato de 2015.

Los portavoces de PSPV, Unides Podem EU y Compromís, Paco Sanguino, Xavier López y Natxo Bellido, respectivamente, justificaron su voto en contra al argumentar que no consideraban que el aumento salarial propuesto fuese una cuestión prioritaria.

Sanguino expuso que, en todo caso, su grupo era partidario de una subida armónica a medio plazo, después de que se hubiese comenzado a trabajar por el objetivo general de acabar con las desigualdades económicas entre la ciudadanía de Alicante. A su vez, López se pronunció en parecidos términos, al incidir en la brecha económica que reflejan los estudios incluidos en el propio Plan de Inclusión Social del Ayuntamiento. Mientras, Bellido refrendó sus palabras y también consideró que, en lugar de un incremento salarial de los ediles, debería estudiarse una propuesta alternativa en la que se abordase un posible aumento en las plazas de asesores. Por último, el portavoz de Vox, Mario Ortolá, calificó de «hipócrita» oponerse a la propuesta de incremento salarial si ese rechazo se justificaba en el recuerdo de la rebaja del 15 % acordada hace cuatro años. A su juicio, aquella rebaja no sirvió de nada puesto que, después, «se aprovechó para crear redes 'clientelares'» que aumentaron el gasto municipal en busca de votos. No obstante, explicó que tampoco iba a apoyar la propuesta del equipo de gobierno porque su propio grupo había planteado una alternativa en la que se abogaba por aumentar sólo el sueldo de los ediles con competencias de gobierno.

En el pleno intervino la edil de Compromís Sonia Tirado, quien se despidió de la corporación tras su reciente nombramiento como directora general de Innovación.