El PP presiona a la Generalitat para que acepte el distrito único en Alicante

Tras ser aprobado en el consejo escolar municipal, el Gobierno local apunta al conseller Marzà y le piden que apruebe la postura

E. P. / C. C.

La comunidad educativa de Alicante espera que la Generalitat dé el visto bueno a las intenciones de la ciudad de volver al distrito único, con el objetivo de que los padres puedan elegir el colegio para sus hijos más allá de la zona de la ciudad donde residan. Tras la aprobación en la noche del miércoles en el consejo escolar municipal, ahora el Ayuntamiento espera el sí de la Consellería de Eduación, que tiene la última palabra.

El consejo escolar de Alicante aprobó la propuesta del equipo de gobierno para volver al distrito único en la ciudad, mediante un modelo de elección de centro educativo con tres zonas integradoras.

Tras la aprobación, con 13 votos a favor, 11 en contra y dos abstenciones, el Ayuntamiento defendió en un comunicado que el Consell «tiene que decidir escuchar la voluntad de la comunidad educativa alicantina y volver a instaurar el distrito único», pues tiene la competencia sobre el modelo de elección de centro. En la misma línea se mostró ayer la portavoz municipal Mari Carmen de España en declaraciones a los medios, donde trató de presionar a la Generalitat para que apoye la iniciativa.

En concreto, la propuesta contempla la división del mapa educativo en tres distritos: uno que abarca la zona noroeste, otro para la zona de playas y un tercero en el centro que podrá solicitar en cualquiera de las otras dos áreas.

El equipo de gobierno del PP ha mantenido reuniones en los últimos meses con los sectores de la comunidad educativa para «expresarles la necesidad de recuperar el distrito escolar único y devolver a los padres el derecho a elegir libremente el centro en el que estudiarán sus hijos».

Reclamaciones de padres

La también concejala de Educación destacó que así «las numerosas reclamaciones de padres y educadores desde que en 2016 se aprobase la zonificación en diez áreas», con «gran cantidad de familias que pedían cambios de centro para unificar a hermanos, por elección de los idiomas o proximidad del lugar de trabajo».

De esta forma, la vuelta al distrito único «facilitará al máximo la elección del centro escolar para mejorar la eficiencia del sistema». En la sesión en el salón de plenos, la edil insistió en que se trata de «una medida que garantiza la libertad de las familias para la elección de centro». La popular defendió la iniciativa ante los miembros del consejo escolar como «una apuesta por la igualdad, el reconocimiento del mérito y la cultura del esfuerzo».

Por su parte, el grupo municipal de Compromís recordó al equipo de gobierno del PP que la opción del distrito único para la ciudad «no es viable porque no se ajusta a normativa vigente», con lo que no parece que el conseller Marzà -también de Compromís- vaya a ser fácil de convencer. En un comunicado, la edil Maria José Espuch acusó al PP de estar «en campaña electoral» y de que en materia educativa «su guerra» pasa por «la defensa de las élites de la escuela concertada sustentada por fondos públicos».

En ese sentido, recordó que el PP «sabe» que el distrito único «no es viable» porque no se ajusta a normativa vigente. «La jugada es tratar de poner la piedra en el tejado de la Conselleria para que diga que no, dijo la edil de Compromís.