La Policía Local vuelve a frenar el botellón y requisa 650 litros de alcohol

Resultado de la zona acotada para la fiesta en La Rambla, justo antes de comenzar el dispositivo de limpieza. / l. p.
Resultado de la zona acotada para la fiesta en La Rambla, justo antes de comenzar el dispositivo de limpieza. / l. p.

El 'Sábado Ramblero' se salda con casi 300 denuncias y sin menores bebiendo en las calles, igual que en Hogueras y Santa Faz

E. P. / C. C.

Las mano dura contra el botellón que ha impuesto en los últimos meses el Ayuntamiento de Alicante también logró impedir el consumo de alcohol entre menores en la vía pública durante la noche de Carnaval. Como ocurrió en Hogueras y Santa Faz, la Policía Local centró esfuerzos en impedir el habitual botellón del paseo de Canalejas, en una noche se saldó sin incidentes graves.

La Concejalía de Seguridad comunicó ayer que más de cuarenta mil personas celebraron la fiesta del Carnaval en el tradicional 'Sábado Ramblero' de Alicante. La Policía Local y los voluntarios de Protección Civil atendieron 182 intervenciones en las que requisaron 650 litros de alcohol, con lo que lograron impedir la celebración del habitual macrobotellón.

Según informó ayer el Consistorio al respecto de las intervenciones, 52 fueron por asistencias sanitarias con heridos leves, con 30 intoxicaciones etílicas y 10 traslados al hospital. Este año, por vez primera, se organizó para esta celebración un dispositivo preventivo y de seguridad con controles fijos e itinerantes, impulsado por la Policía Local con el que lograron evitar el consumo de alcohol en puntos como Canalejas y la playa del Postiguet donde en años anteriores se solían reunir miles de menores bebiendo alcohol.

Menos atendidos

Los agentes de la Policía Local de Alicante decomisaron durante toda la noche 650 litros de alcohol y levantaron un total de 286 actas, de las cuales 259 son por consumo de alcohol en la vía pública y 27 por incumplir la ordenanza de limpieza. El dispositivo organizado por el Ayuntamiento de Alicante para coordinar y atender las posibles incidencias y emergencias contó con 180 agentes de policía y voluntarios de Protección Civil en los puntos de asistencia sanitaria. Desde Protección Civil destacan que el punto sanitario de mayor incidencia fue el situado en Rambla de Méndez Núñez y la zona del Teatro Principal. En cambio, no se realizó ninguna asistencia sanitaria en la carpa de Doctor Gadea, a diferencias de otros años que se atendieron decenas de intervenciones por intoxicaciones etílicas.

Durante la madrugada, las ambulancias trabajaron para realizar traslados de personas que requerían asistencias. También se realizaron intervenciones sanitarias por heridas, golpes y cortes. Los voluntarios trabajaron también con intervenciones no lesivas y otras intervenciones no sanitarias con más de un centenar de actuaciones.

Durante la tarde, en el Carnaval infantil, se saldaron con éxito algunas incidencias por niños que se habían perdido entre tanta gente. Todos regresaron con sus padres.