El pleno aprueba una modificación del presupuesto para inversiones y reducir deuda

EPALICANTE.

El pleno del Ayuntamiento de Alicante aprobó ayer en sesión extraordinaria el primer expediente de modificación del presupuesto municipal valor de 38 millones de euros que irán destinados principalmente a realizar obras en la ciudad y a rebajar la deuda municipal. La medida elevada a pleno por el equipo de gobierno salió adelante con los 14 votos a favor de PP y Ciudadanos y las 15 abstenciones de PSPV, Compromís, Unides Podem y Vox.

La concejala de Hacienda, Lídia López, argumentó que con esta modificación se mantiene el equilibrio presupuestario contable y se refiere al destino del superávit. Así, se destinará el remanente de tesorería para gastos generales e inversiones financieramente sostenibles. De ese modo, el remanente se destinará a urbanismo, infraestructuras, seguridad, cultura, deportes y vivienda.

Los grupos políticos se abstuvieron al proyecto del bipartito y achacaron a PP y Ciudadanos falta de negociación de las inversiones y al aumento del número de asesores hasta el máximo legal. En ese sentido, desde Vox pidieron que los grupos tengan «algo que decir» en el presupuesto de 2020. Compromís reclamó «avanzar en las inversiones gestionando bien para que el PP no nos vuelva a llevar a la ruina».

Desde Unides Podem razonaron que algunos de los proyectos vienen del pasado mandato y fueron pactados con Guanyar Alacant, pero no aceptaron aumentar el número de asesores hasta el número legal. Por último, desde el PSPV criticaron la «baja ejecución presupuestaria» del pasado presupuesto y pidieron «encauzar el modelo productivo basado en el conocimiento y en mejores ingresos para los trabajadores». Al inicio del pleno tomó posesión el nuevo edil de Compromís Rafa Mas, que sustituye a Sònia Tirado en la corporación municipal.