Más multas por botellón en mayo y junio que durante todo el año pasado

Agentes de la Policía Local de Alicante durante una inspección contra el consumo de alcohol en la vía pública. / l. p.
Agentes de la Policía Local de Alicante durante una inspección contra el consumo de alcohol en la vía pública. / l. p.

La Policía Local levanta un millar de sanciones, la mayoría por beber alcohol en las calles, e insiste en el reto de «erradicar» esta práctica

C. C. / EFEALICANTE.

Uno de los retos del Gobierno municipal de Alicante es terminar con el consumo de alcohol en las calles y zonas turísticas, sobre todo entre menores de edad. De momento no lo ha conseguido, pero la 'mano dura' puesta en marcha por en los últimos sí refleja un dato que invita a pensar que el fin del botellón está cerca: la Policía Local ha puesto sólo en dos meses más multas que en todo el año pasado.

El Ayuntamiento de Alicante anunció ayer que ha superado el millar de sanciones por consumo de alcohol en la vía pública en los meses, de mayo y junio, frente a las 902 denuncias que interpuso durante todo el año 2018, según el balance de la Concejalía de Seguridad.

A pesar de que el botellón sí ha desaparecido en algunas fechas importantes como el habitual de Santa Faz en la playa de San Juan o el de Hogueras en Canalejas, todavía se celebran algunos, sobre todo en zonas turísticas durante estas semanas de verano. La diferencia es que en estas zonas antes no había multas y ahora sí.

Los controles rutinarios continúan, sobre todo en la playa de San Juan, en el centro y en el Golf

La Policía Local ha reforzado los controles y la vigilancia para acabar con el botellón con el fin de «erradicarlo» en las calles los fines de semana, con el objetivo de tener una ciudad «0,0 en alcohol», según fuentes municipales. Está previsto que el dispositivo especial continúe para controlar de manera fija y móvil las zonas de ocio y hacer frente al consumo de alcohol, con una vigilancia mayor en los lugar donde se concentran jóvenes, especialmente durante la época estival en la playa de San Juan, en la zona del Golf, en el casco antiguo y el centro.

La Policía Local interviene para incautar las bebidas alcohólicas a los menores, y levanta actas de denuncia por consumo de alcohol en la vía pública, que conllevan una sanción económica de 90 euros.

En mayo y junio se han interpuesto también 15 actas por venta de alcohol fuera de horario, 43 actas por miccionar en la vía pública y 211 actas por consumo y tenencia de drogas, entre otras sanciones.

El concejal popular de Seguridad, José Ramón González, puso ayer de manifiesto que el objetivo de este dispositivo policial es conseguir que los menores no consuman y los mayores no lo hagan en las calles, para acabar con el botellón y convertir Alicante en «una referencia para otras ciudades».