Más de dos millones para mejorar el estado de cinco carreteras de la provincia

EFEALICANTE.

La Diputación de Alicante anunció ayer que inyectará ayudas por valor de 2.280.000 euros para un total de cinco actuaciones de mejoras en la red viaria provincial, incluidas en el Plan de Inversiones Sostenibles de 2019. Así lo ha anunciado ayer el diputado de Carreteras, Alejandro Morant, quien explicó que la primera comisión de Infraestructuras y Carreteras de esta legislatura aprobará el próximo septiembre estas obras de «mejora del estado y la seguridad de los más de mil kilómetros de carreteras» de la institución provincial.

El asfaltado del firme, la rehabilitación y la mejora de viales son algunas de las actuaciones que se podrán sufragar con estas ayudas. En concreto, se destinarán 708.000 euros para el ensanche y mejora de la carretera CV-745 entre Llíber y Senija y 450.000 para la rehabilitación estructural del firme de la CV-742, de Xàbia a Cabo de la Nao, en la Marina Alta.

La inyección para reforzar el firme y habilitar un itinerario ciclista en la CV-851 ascenderá a 470.000, mientras que en el Medio Vinalopó se procederá a reforzar el asfaltado en la carretera CV-844, de La Romana a Hondón de las Nieves, con un montante de 351.000 euros. Además, se destinarán 270.000 euros para las obras de la glorieta de acceso a Torrellano en la CV-849.

Por otro lado, la vicepresidenta primera y diputada provincial de Cultura, Julia Parra, de Ciudadanos, asume desde este fin de semana las funciones de la presidencia de la Diputación de Alicante por vacaciones del popular Carlos Mazón. El pasado miércoles, el dirigente del PP firmó el decreto que delega temporalmente en Parra las competencias al frente de la institución provincial. Mazón tiene previsto reincorporarse el día 22 para los actos de promoción de la provincia con las etapas de la Vuelta Ciclista a España.