Mazón rechaza el posible copago a los agricultores por el trasvase Júcar-Vinalopó

Agricultores, en tareas de recolección de uva del Vinalopó. / carlos rodríguez
Agricultores, en tareas de recolección de uva del Vinalopó. / carlos rodríguez

El presidente de la Diputación de Alicante pide que la gestión de la infraestructura sea devuelta a los regantes y Puig garantiza el agua

EFE / C. C.ALICANTE.

La falta de agua en la provincia será uno de los principales problemas a los que se enfrenta Carlos Mazón al frente de la Diputación de Alicante y el popular se mostró ayer tajante en su negativa a la posibilidad de que los regantes alicantinos tuvieran que hacer frente a un copago por el trasvase de agua del río Júcar al Segura.

El dirigente del PP participó en Agost en el simbólico corte del primer racimo de uva del Vinalopó con el que se dio el pistoletazo de salida a la campaña promocional de 2019. En el acto también participó el jefe del Consell, Ximo Puig, quien trató de tranquilizar a los agricultores asegurando que el agua está garantizada.

Mazón, que destacó los parámetros de calidad que tiene actualmente esta uva alicantina frente a otros competidores del mercado, aprovechó la ocasión para reivindicar dos aspectos fundamentales para la pervivencia del sector. Por un lado, eliminar la posibilidad de un copago del trasvase Júcar-Vinalopó a los regantes y usuarios y, por otro, la necesidad de devolverles la gestión de dicha infraestructura.

Para el presidente de la institución provincial, uno de los retos que tiene actualmente encima de la mesa la provincia de Alicante, y concretamente esta zona, es el Júcar-Vinalopó. Al respecto, reclamó «la eliminación del pago de los gastos de amortización por el trasvase, que se quiere hacer recaer en los usuarios y regantes, un copago al que nos negamos absolutamente porque es inaceptable». Según dijo, «sería un nuevo concepto del que no hemos oído hablar nunca» en referencia a este copago, asunto al que se suma como amenaza la no gestión del Júcar-Vinalopó por parte de usuarios y regantes. «Así se parió el trasvase, así se organizó y ellos son los verdaderos protagonistas de la gestión del agua. No se puede arrebatar o expropiar una gestión a las personas que han venido luchando y que son las mejor capacitadas», incidió Mazón. «El peligro es que el precio no sea razonable ni asequible y que la calidad corra un alto riesgo», añadió.

Tras el inicio ayer de la temporada de recolección de la uva, se estima cerrar la campaña con unas cifras que ronden los 50 millones de kilos y superen el 40 por ciento de exportaciones internacionales. En esta línea, el presidente de la Diputación destacó la aportación de 9.000 euros que la institución provincial ha inyectado para la campaña de promoción europea de este producto agrícola, concretamente para el mantenimiento de su infraestructura informática y la puesta en marcha del programa de gestión.

Mientras tanto, el president de la Generalitat trató de enviar un mensaje tranquilizador a los agricultores. «Se trata de que seamos capaces de sumar todos los recursos existentes: mejor utilización del agua depurada, trasvases, desalinización, pozos y mejorar su calidad». El socialista aseguró que la voluntad es «de trabajar juntos y hacer posible que esta riqueza enorme que representa la uva nunca se pierda».