La jueza autoriza el volcado del contenido de los teléfonos móviles de la Manada de Callosa

Imagen de la finca de Callosa en la que la joven sufrió presuntamente la agresión sexual. / irene marsilla
Imagen de la finca de Callosa en la que la joven sufrió presuntamente la agresión sexual. / irene marsilla

Se amplían las diligencias en busca de un posible segundo vídeo de la agresión sexual a una joven de 19 años la pasada Nochevieja

EP ALICANTE.

La titular del juzgado instrucción 4 de La Vila Joiosa ha autorizado el desbloqueo y volcado del contenido de los teléfonos móviles de los cuatro jóvenes detenidos, de entre 19 y 24 años, por una supuesta violación en grupo a una joven de 19 años en Callosa d'En Sarrià en Nochevieja.

Así lo determina la jueza en un auto dictado esta semana, según confirmaron fuentes jurídicas, con el que accede así a la petición de la Guardia Civil de ampliar las diligencias de investigación en búsqueda de un posible segundo vídeo de la agresión sexual cometida el pasado 31 de diciembre de 2018.

La instructora ha solicitado el vertido de todo el material de los teléfonos móviles en un dispositivo para su investigación, ya que según recoge en el auto, por el visionado de las imágenes se deduce por parte de la Benemérita que uno de los acusados se encuentra grabando también con otro teléfono la supuesta violación.

Las mismas fuentes apuntaron que este hecho puede resultar «fundamental» para esclarecer si existe un segundo vídeo de los hechos.

Los cuatro jóvenes, de entre 19 y 24 años, permanecen en prisión desde principios de enero tras ser arrestados por la Guardia Civil en la localidad alicantina de Callosa d'en Sarrià, como presuntos autores de un delito contra la intimidad, un delito de agresión sexual y dos delitos de abusos sexuales.

«La sensación de dominio sobre la víctima es apabullante». Es la frase con la que la Guardia Civil describía en sus diligencias la actitud de los presuntos agresores sexuales de Callosa sobre su supuesta víctima de 19 años. Corresponde al análisis del vídeo de 5 minutos y 33 segundos intervenido en el teléfono móvil de uno de los sospechosos, Luis Jonathan B. B., y que revela el elevado grado de sometimiento y trato vejatorio al que fue abocada la joven.