Jesús Muñoz: «Quiero un Hércules que muerda y sea competitivo»

El nuevo entrenador apuesta por un discurso firme y realista para iniciar su primera aventura como máximo responsable técnico

JUAN F. MILLÁN / EFEALICANTE.

Jesús Muñoz ya manda en el vestuario. El nuevo entrenador blanquiazul acude al rescate del peor Hércules de las últimas décadas. Sólo un punto de quince posibles y vicecolista del grupo III de Segunda División. De ser candidato al campeonato a temer por el descenso a Tercera. El Hércules necesita parar la caída y el técnico nacido hace 43 años en Mota del Cuervo (Cuenca) es la gran esperanza para devolver al equipo a su hábitat natural y sacarlo de la depresión en la que anda sumido. «Hay mimbres para salir de esta situación», señaló el preparador manchego, quien desea que sus jugadores «se vuelvan a creer el equipo que son» y señaló que los jugadores tendrán «confianza» y que el esfuerzo será «innegociable».

«Quiero un Hércules que muerda y que tenga el balón», recordó Jesús Muñoz en su primera aparición por la sala de prensa del Rico Pérez. Fueron veinte minutos de discurso firme, claro, realista y convincente, aunque como el mismo dijo hay que demostrarlo en el terreno de juego.

«Tenemos que intentar ganar los partidos con nuestras armas y ser ambiciosos», explicó el preparador conquense, quien reconoció que además de trabajo táctico la plantilla del Hércules necesita «confianza» y «cambiar la mentalidad negativa».

El técnico ha cambiado la habitual agenda de trabajo y hoy, a diferencia de semanas anteriores con Planagumà o José Végar, trabajarán en el Rico Pérez y no descansarán hasta el día del encuentro, este sábado a las 19 horas en Llagostera. «No quiero excusas», comentó de forma concluyente el nuevo entrenador en relación al debut en uno de los peores campos de la categoría, con césped artificial muy desgastado y de reducidas dimensiones.

Jesús Muñoz indicó que el Hércules, que suma cuatro derrotas consecutivas, está «en dinámica negativa» y que su intención es «corregir conceptos y cambiar ciertas cosas».

«Me quedo con la predisposición al trabajo que he encontrado en el grupo», valoró Muñoz, quien dijo que la única forma de salir de la crisis es «trabajar más duro».

Muñoz admitió que le gustaría trasladar al Hércules la «exigencia» que le da Paco Jémez, del que fue ayudante, a sus equipos y dijo que, pese a saber en qué club está y sus objetivos, su mensaje es ir partido a partido.

«Lo único que vendo es intentar ganar al Llagostera. Y luego al Barcelona B», dijo Muñoz, quien precisó que aún queda «un mundo» para alcanzar los objetivos que el Hércules se quiera marcar.

Por último, se mostró feliz por contar como ayudante con José Végar, con el que compartió vestuario en el Albacete, y afirmó que, pese a ser su primera experiencia como primer técnico, se siente preparado tras «veinticinco años en los vestuarios del fútbol profesional».

Para su estreno en Girona, Jesús Muñoz no podrá contar con el lateral derecho Felipe Alfonso, que sigue en el proceso de recuperación de una lesión de pubis. Volverá Nani tras cumplir un partido de sanción.

Más