Jesús Muñoz, cuarto técnico revulsivo que cae en su debut

Jesús Muñoz, el día de su presentación hace una semana en el estadio Rico Pérez. / hcf
Jesús Muñoz, el día de su presentación hace una semana en el estadio Rico Pérez. / hcf

Sólo Manolo Herrero y Josip Visnjic se estrenaron con victoria a mitad de temporada en esta etapa aciaga del Hércules en Segunda B

EFEALICANTE.

El nuevo entrenador del Hércules, Jesús Muñoz, que debutó en el banquillo con una derrota en Llagostera (2-1), se ha convertido en el cuarto técnico de la última década que pierde en su estreno tras ser contratado como revulsivo.

El preparador conquense repite el mal arranque que tuvo en su momento Vicente Mir, en la temporada 2015-16, quien se estrenó con derrota ante el Villarreal B (3-1) tras sustituir en el cargo a Manolo Herrero. La última ocasión en la que un cambio de entrenador tuvo efectos inmediatos en los resultados, algo poco habitual en el equipo alicantino, fue tras el fichaje de Josip Visnjic, en la temporada 2017-18, en la que el Hércules ganó al filial del Zaragoza (0-3). Herrero también se entrenó con victoria tras relevar a Pacheta, en la temporada 2014-15, al ganar al Ilicitano (0-2).

Claudio Barragán, qué llegó como recambio de Gustavo Siviero, debutó con un empate en Formentera (1-1) en la temporada 2017-18, al igual que Carlos Luque, hace tres temporadas, quien no pudo pasar del empate ante El Prat (1-1) cuando accedió al puesto por Tevenet

Los alicantinos jugaron en Llagostera con números hechos con esparadrapo

Slavisa Jokanovic y Quique Hernández, ambos en Segunda División, no lograron ganar en su primer partido al frente del equipo alicantino ante Sporting de Gijón y Ponferradina, respectivamente.

A esta relación puede unirse José Végar, segundo entrenador del Hércules, quien tampoco hizo ganar al Hércules en el partido disputado ante el Orihuela (1-3) hace dos jornadas cuando se hizo cargo del equipo de forma provisional.

Sí consiguió el triunfo Miroslav Djukic, quien arrancó su etapa como entrenador del Hércules en Primera, en la temporada 2010-11, con un triunfo en San Sebastián ante la Real Sociedad (1-3) que, sin embargo, no evitó el descenso.

El partido en Llagostera dejó la imagen poco seria de los jugadores blanquiazules con números en las camisetas hechos con esparadrapo. El colegiado determinó que las dos equipaciones preparadas por el club alicantino para el encuentro se confundían con la del rival y hubo que utilizar unas de entrenamiento.

El conjunto herculano lució una camiseta roja, la que habitualmente utiliza para calentar, ya que el árbitro Sergio Usón Rosel, del Comité aragonés, entendió que tanto la camiseta gris oscura y una azul, que fue la que se utilizó en Castellón la pasada campaña, podían provocar equívocos con las del Llagostera, de rayas azules y granas horizontales.

Esta situación obligó al Hércules a tener que improvisar y pegar los números de la camiseta con esparadrapo, situación que provocó imágenes poco habituales al caerse durante el juego parte de los números. «El equipo visitante tuvo que utilizar unas camisetas de calentamiento, y poner los números pegados con esparadrapo, ya que las dos equipaciones que habían traído coincidían con la camiseta de juego del equipo local», señaló el árbitro en el acta.

Usón Rosel es el mismo árbitro que la pasada temporada retrasó más de media hora el inicio del partido ante el Cornellá en el Rico Pérez al estimar que las áreas del estadio no tenían las medidas reglamentarias, por lo que obligó a borrar las antiguas y pintar unas nuevas.