Investigan a una empresa de alquiler de barcos tras un accidente en El Campello

El barco precintado. / lp
El barco precintado. / lp

La nave encalló en el puerto y la Guardia Civil descubrió que los ocupantes no tenían carné y la mercantil no contaba con autorización

EPALICANTE.

La Guardia Civil de Alicante investiga a una empresa de alquiler de embarcaciones en El Campello por diversas irregularidades, como no tener autorización para alquilar los barcos o arrendar los vehículos a personas sin titulación para manejarlos.

La investigación comenzó cuando los agentes participaron el 23 de agosto en el auxilio de una embarcación de alquiler que quedó encallada con cinco ocupantes a bordo en el espigón del puerto de El Campello. Los agentes descubrieron entonces que la empresa propietaria presentaba diversas irregularidades administrativas. Efectivos del servicio marítimo se desplazaron al lugar del accidente y pudieron socorrer a los ocupantes de dicha embarcación, que también pudieron retirar.

Los cinco ocupantes auxiliados resultaron heridos de escasa gravedad, aunque uno de ellos fue evacuado por los servicios sanitarios para un mejor reconocimiento.

La Guardia Civil procedió a investigar los hechos, bajo el marco de control de embarcaciones de recreo, y descubrieron que la persona que alquiló la embarcación no poseía titulación alguna que le facultase para su manejo, algo que no había comprobado la empresa de alquiler. Además, el barco no figura dada de alta en el Registro de la Generalitat Valenciana de Arrendamiento de Embarcaciones, por lo que la empresa no presenta autorización alguna para llevar a cabo esta actividad. Además, el barco poseía un motor de caballaje superior al que tiene permitido portar, de acuerdo con el certificado de conformidad de la misma.

Por todo ello, los agentes han formulado cuatro denuncias administrativas dirigidas a la empresa propietaria de la embarcación y han instruido diligencias a prevención, remitidas al Juzgado de Guardia de Alicante. Tanto la embarcación accidentada como otra perteneciente a la misma empresa fueron precintadas por orden del Capitán Marítimo, a la espera de la resolución de los diferentes expedientes sancionadores y de la aclaración de los hechos, en el ámbito penal.

La Guardia Civil recordó que sólo pueden ser alquiladas sin titulación náutica embarcaciones a motor de 15 cv máximo y una eslora de cinco metros, en empresas debidamente autorizadas para ello. Además, los usuarios deberán recibir, por parte del arrendador, una formación mínima de manejo y reglas del mar. Antes de navegar, la Benemérita recomienda cerciorarse de que la embarcación dispone del material de seguridad obligatorio y aconseja «desconfiar» de las empresas que no tengan su base en puerto o en un lugar con fácil accesibilidad.