Dos incendios rurales obligan a los bomberos a trabajar sin descanso todo el fin de semana

Imagen de una avioneta arrojando agua sobre las llamas de ayer en el barranco de Orgegia. / c. c.
Imagen de una avioneta arrojando agua sobre las llamas de ayer en el barranco de Orgegia. / c. c.

La noche del sábado quedó marcada por las llamas en una partida de Mutxamel y el domingo, por un nuevo fuego en el barranco de Orgegia

C. C. / E. P.

El fin de semana con temporal de viento se complicó en Alicante con la declaración de varios incendios. En la madrugada del sábado al domingo los bomberos tuvieron que trabajar más de diez horas seguidas para extinguir las llamas en una partida rural de Mutxamel. Ayer, medios aéreos y terrestres se volcaron para terminar con otro incendio declarado en el barranco de Orgegia. Las llamas saltaron la autovía A-70 por el viento, lo que dificultó las tareas de extinción, donde los bomberos del parque de San Vicente tuvieron que prestar apoyo a los municipales de Alicante.

El fuego declarado en la noche del sábado en la partida de Borrachina de Mutxamel dejó imágenes espectaculares por el volumen de las llamas. Además, el fuerte viento provocó que las brasas «se levantaran y salieran como lanzadas», según fuentes de los bomberos. No obstante, unos cipreses en la zona perimetral actuaron de parapeto. En el terreno afectado, de unos mil metros cuadrados, había masa forestal, matorral y restos de poda y basura. En las labores de extinción se movilizó todo el parque del Consorcio Provincial de Bomberos de San Vicente.

El problema fue que en la mañana de ayer domingo se declaró otro fuego con tres focos en el barranco de Orgegia. En este caso se hicieron cargo de las tareas de extinción los bomberos del SPEIS de Alicante, pero otra vez los problemas con el viento obligaron a pedir refuerzos a otros parques. Incluso acudieron a trabajar bomberos que estaban de vacaciones o fuera de servicio.

A causa del viento, el fuego originado en el barranco de Orgegia cruzó la autovía y la extinción se complicó y se prolongó hasta la tarde, con medios aéreos y terrestres trabajando durante toda la jornada dominical en la zona. A primera hora de la tarde se dieron por estabilizados los tres focos y sólo hubo que lamentar daños materiales. Según el alcalde Luis Barcala, que se desplazó hasta el lugar, sólo ardió «matorral, maleza y cañar».

 

Fotos

Vídeos