Cae una red de importación ilegal de vehículos de alta gama desde Alemania

EFE ALICANTE.

La Guardia Civil de Alicante ha investigado -antes, imputado- a siete personas como supuestas autoras de un fraude a la Hacienda Pública. Idearon un entramado de compra de vehículos de alta gama en Alemania, sin el pago de IVA y que matriculaban en España, mediante facturas falsas y documentación modificada.

La operación se inició tras una información aportada por la Jefatura Provincial de Tráfico, que detectó que una empresa, con sede social en la localidad de Guardamar del Segura, había matriculado dos vehículos a una persona y, sólo dos días después, se volvieron a transferir a terceros. Tras una compleja investigación de tres meses, los agentes desgranaron las actividades delictivas que llevaban a cabo los 7 implicados y el papel que cada uno jugaba en este entramado.

Los investigados adquirían, a diferentes compraventas, vehículos de alta gama procedentes de Alemania, sin abonar el IVA en aquel país, para matricularlos en España. Aportaban facturas manipuladas, en las que se habían falseado los datos del abono de dicho IVA en Alemania.

Además, ponían como titulares de los mismos a dos particulares, sin el conocimiento ni el consentimiento de éstos, falseando sus firmas y aportando sus DNI, obtenidos mediante engaño y bajo la propuesta de falsos contratos de trabajo. Este trámite de cambio de titularidad lo realizaba siempre el mismo investigado, quien se ocupaba de estas tareas administrativas en la Jefatura Provincial de Tráfico. En febrero de este año, dejaron de operar con la empresa con la que inicialmente trabajaban y constituyeron una nueva, que continuaba la actividad y forma de proceder con una nueva apariencia.

En total fueron 12 los vehículos matriculados de forma ilegal, todos ellos de alta gama. El fraude, según la Guardia Civil, podría superar los 48.800 euros. La operación concluyó con la detención, en Alicante, Torrevieja y Benidorm, de 7 personas, 5 hombres de entre 38 y 52 años y 2 mujeres, de 26 y 47 años, todos ellos españoles, quienes quedaron en libertad con cargos.