Los hoteleros piden «reflexionar» sobre el modelo turístico de Benidorm

Los ponentes durante el Gran Debate Hotelero celebrado ayer en Benidorm. / lp
Los ponentes durante el Gran Debate Hotelero celebrado ayer en Benidorm. / lp

Cuestionan que el Imserso sea rentable y admiten la dificultad de que puedan convivir los distintos perfiles de visitantes

EP / C. C.ALICANTE.

Los hoteleros de Benidorm abogan por hacer una «reflexión profunda» para determinar cuál es la tipología de turista que busca y necesita la ciudad, tal y como quedó ayer de manifiesto en el Gran Debate Hotelero que se celebró en la ciudad alicantina.

En esta jornada, dirigida a empresarios y profesionales del sector, fueron analizados los diferentes tipos de turistas que se alojan en Benidorm y las posibilidades de cada uno de ellos. Fue abordada la situación de distintas variantes del sector turístico como el Imserso, el de congresos, el denominado «turismo de borrachera» y el familiar. «Si no hacemos una reflexión sobre lo que busca nuestro turista, seguiremos haciendo más de lo mismo», afirmó Francisco Quiles, director general del Grupo Don Pancho. En ese sentido, advirtió de que en Benidorm «falta involucrar al tejido empresarial para diseñar una oferta que nos identifique».

El primer tipo analizado en la jornada fue el del Imserso y la problemática actual del sector hotelero que se encuentra con que debe comercializar paquetes por poco más de 20 euros al día. El director general de Port Hotels, Rafael Blanquer, aseguró que ante los precios impuestos más de un empresario se está planteando mantener estos contratos que «afecta negativamente» a su negocio. «El verano no puede pagar lo que se pierde en invierno», lamentó. Todos los ponentes coincidieron en que ningún hotel gana dinero con los precios actuales del Imserso. Carlos Díez de la lastra, director general de la Escuela de Hotelería Les Roches de Marbella, planteó la posibilidad de establecer un programa de vacaciones sociales con varias categorías como ya se hace en algunos países del norte de Europa en función del poder adquisitivo de cada usuario.

En cuanto al turismo de congresos, que en destinos como Valencia o Málaga ha crecido exponencialmente, en Benidorm el problema radica en que apenas hay establecimientos con capacidad para hacer congresos competitivos. Los ponentes coincidieron en la necesidad de contar con un palacio de congresos y en la incompatibilidad de este tipo de turismo con otros muy distintos que también se dan en la ciudad.

Los hoteleros también hablaron de la presencia del turismo de borrachera y despedidas de soltero. Por un lado destacaron que Benidorm ha logrado subir la cuota de turistas británicos que en otros destinos ha caído. Pero en la parte negativa también comentaron que estos visitantes pueden espantar a los de otro perfil. La jornada se cerró con una mesa redonda sobre la tecnología hotelera como elemento diferenciado y como herramienta para facilitar la vida al cliente.