El Hércules no tiene ninguna urgencia en cerrar los últimos refuerzos

El cuerpo técnico ve la plantilla compensada y apurará hasta finales de agosto para tomar las últimas decisiones sobre altas y bajas en el grupo

B. CLIMENTALICANTE.

El Hércules se va a tomar con tranquilidad la recta final del mercado de fichajes, con el propósito de no precipitarse y acertar con los últimos refuerzos que todavía deben llegar al plantel.

Para empezar el trabajo, Lluis Planagumà ya dispone de una plantilla compensada, con dos jugadores por puesto y varios componentes del filial que trabajan con el primer equipo. Por lo que se considera que la base está y no hay urgencias para firmar.

Eso no quiere decir que se de por cerrado el plantel, al contrario, Javier Portillo director deportivo, no duda y afirma que «al menos llegarán dos incorporaciones más». Pero recalca que el mercado se cierra el último día de agosto y es mejor esperar para encontrar una buena opción que ofrezca la recta final del mismo.

En especial estarán atentos a los descartes de equipos de Segunda, que en muchos casos son perfectos para la Segunda B.

En ese capítulo aparece Borja Martínez. El alicantino sigue realizando la pretemporada con el Elche e incluso marcó un gol de falta en Orihuela. Pacheta debe decidir si sale antes del inicio de la campaña. De confirmarse que no tiene hueco en la plantilla ilicitana, el Hércules le espera con los brazos abiertos.

El club necesita reforzar la banda izquierda, existen otras opciones, pero en todos los casos no parece inminente el fichaje. Lo importante es acertar por encima de que se cierre antes del inicio de la competición.

Esta campaña el calendario favorece. La Segunda se inicia una semana antes, por lo que los equipos de la división de bronce pueden esperar a que acabe la pretemporada para cerrar los refuerzos que lleguen de superior categoría.

Planagumà está muy satisfecho del trabajo de los jóvenes del plantel y espera darles más oportunidades que en el ejercicio anterior. Que el filial haya ascendido y esté en Tercera, es muy positivo ya que el salto en relación al primer equipo no es tan grande.

Lo lógico es que los primeros amistosos del verano delimiten si es necesario ampliar el capítulo de altas, pero de momentos la intención es ralentizar el ritmo y arrancar con el plantel actual.